Inicio > Psicología > Anorexia de separación y anorexia alienación

Anorexia de separación y anorexia alienación

Entrevista a David Saludjian

 

Por Beatriz Menutti

 

¿Cuál fue tu inserción en la APA?

S: Fuí candidato, participé de los eventos que tienen que ver con la formación y tuve una posición activa. Fuí Presidente del grupo de candidatos y participé en un documento importante para los cambios que hubo en la APA a partir del 74, donde repensamos toda la temática de la formación del analista. Este Memorándum de los candidatos fue un acta importante para algunos cambios que se dieron en la institución. Incluso tuvo que ver con el problema de la división de la APA..

¿Qué tipo de división se produjo?

S: En aquel momento había una división, en función de que la institución se había agrandado bastante, entonces había gente que quería mantener cierto liderazgo y por otro lado había mucha gente que quería tener participación en la institución, y se crearon algunos problemas, cosas que no se habían dado antes. Eso llevó a tener algunas diferencias de tipo ideológicas, porque había un grupo que tenía una posición muy kleiniana y otro grupo que no tenía esa posición. Lo que estaba en juego en esa lucha por el poder, se refería a la formación del analista, que ese es un punto bastante controversial y que todavía tiene actualidad y tiene toda una historia en la vida de las Instituciones Psicoanalíticas. Por otro lado mi inserción en la institución fue en especial en la Comisión de Publicaciones y Biblioteca. Cumplí una serie de pasos: fuí Miembro, después Secretario y por último Director de la Revista de Psicoanálisis; fue una experiencia muy linda, porque te invita a parte de mi condición de gran lector, a estar metido en la intimidad de los textos y reflexionar acerca de lo que cada autor quiere transmitir. También mi experiencia en Seminarios. Hace pocos años participé como vocal en la Comisión Directiva durante la gestión de Fidias Cesio. Aparte de la tarea administrativa trabajé activamente en el aspecto científico, participé fundamentalmente con lo que tiene que ver con la presentación de trabajos para obtener la promoción en la institución.

¿Cómo sería eso?

S: Para tener acceso a una categoría que se llama Miembro Titular, implica entre otros elementos la realización de un trabajo donde se pueda ver tanto la clínica, como la teoría de un autor psicoanalítico.  A mi me pareció importante hacer esa experiencia , distinto de lo que era antes. Había una Mesa Didáctica de aquel entonces, jugaba el poder como un elemento muy importante para determinar quién accedía a esa rango y entonces mi posición fue de una lectura crítica, pero a su vez…

¿Con una apertura democrática?

S: Con una apertura democrática y un genuino interés por comprender, desentrañar los textos, de dar lugar  lo que quiere transmitir un autor, fue una de las cosas que hice con más gusto en mi última gestión oficial en la institución. En lo personal continué con la lectura de la obra de Lacan que me permite realizar un retorno a Freud, hoy día participo en otra institución que se llama Discurso Freudiano.

¿Cuando se produce tu encuentro con Lacan?

S: Fue hace muchos años, fue con Guillermo Maci y luego mis lecturas personales y el contacto e intercambio con colegas del campo lacaniano.

¿Era necesario ir a Lacan desde Freud?

S: Sí, te da una perspectiva de retorno a Freud, puede haber algunas diferencias, para mí es como un paso necesario, que permite entender muchas problemáticas, tanto de la clínica como de la teoría.

En la actualidad ¿qué cargo ocupás en la institución?

S: Ninguno, soy Miembro Titular  en función didáctica.

¿En que temas estás trabajando?

S: Estoy trabajando en anorexia y bulimia. Primera propuesta es rescatarlo de lo que pareciera que fuera algo que tiene que ver con la medicina y con entidades emparentadas con el quehacer médico, como si se tomara la anorexia y la bulimia como problemáticas que sólo dan cuenta a través de la presencia de estas dos manifestaciones, como signo. En Freud la anorexia es tomada como una neurosis en “El hombre de los lobos”, allí la define como neurosis diciendo: “Sabido es que años posteriores -tratándose de muchachas, en la época de la pubertad o poco después- existe una neurosis que expresa la repulsa sexual por medio de la anorexia, debiendo ser relacionado, por tanto, con esta fase oral de la vida sexual”.

O sea la anorexia es un síntoma neurótico, donde esta recusación de lo sexual tiene algún sentido. También nos explica la frecuencia de la anorexia y bulimia en mujeres. Es importante rescatar y pensar ¿porqué en mujeres? ¿por qué no en hombres?. Dado que la elección sexual juega en la mujer de una manera diferente a la del hombre en relación a lo que tiene que ver con la castración. La admisión de la castración, crea más problemas en las mujeres, es una temática más complicada dado que hay una mayor dificultad en la asunción de los significantes fálicos.

¿Cómo entendés esto de recusación sexual que dice Freud, respecto de la anorexia?; estoy pensando el tema anorexico también como una pérdida del cuerpo, me acuerdo del Mito de Narciso, lo conecto con Eco su enamorada que pierde su corporeidad…

S: Es interesante tu pregunta, porque cuando vos incluís Narciso, es darle un valor al cuerpo en relación a la imagen, como si la anorexia fuera un problema en relación a lo narcisístico y no lo que sería una problemática de deseo. El deseo es algo por definición que tiene que ver con una pérdida en el campo de lo simbólico. En cambio la imagen tiene que ver  con lo imaginario, eso marca una diferencia. Lo que importa no es el cuerpo y la imagen sino lo que ese cuerpo simboliza  en términos de significantes fálicos. El cuerpo pasa a ser algo mensurable, así se transforma en culos, tetas, como  significantes fálicos que producen un deseo en el otro.

Me suena a objetos parciales, kleinianos.

S: No, acá sería más en términos de objetos fálicos básicamente. El cuerpo  se transforma en un cuerpo apetecible, de ahí que hay cosas de tipo gracioso, “que lindo cuerpo que tenés, es para comerte”, ahí vemos el cuerpo erotizado algo que tiene que ver con lo libidinal. El cuerpo no la imagen. Esta es una posición,  me parece importante cuestionar; acerca de cómo es pensada la anorexia y la bulimia. Este es un punto que define una posición psicoanalítica de lo que sería una posición médica, implicada en lo que tiene que ver con esta idea de la imagen y el narcisismo. Aristóteles, define a la anorexia con la pérdida de apetito, pero apetito no en relación al alimento, sino al deseo, hay una pérdida libidinal.

Estaba pensando qué papel juega la libido en este cuerpo que tiende a desaparecer, en los casos agudos, como que hay una desinvestidura, teniendo en cuenta que la libido inviste órganos, cuerpo, ese yo corporal está sumamente atacado.

S: Cuando decís yo corporal estás remitiendo a lo que tiene que ver con el cuerpo, lo imaginario, la imagen , acá estamos hablando de un cuerpo erotizado, libidinal. Este comentario nos lleva a repensar cuáles serían los fundamentos metapsicológicos por los cuales se produce la anorexia o la bulimia. En ese sentido corresponde señalar que hay como dos formas de anorexia: una anorexia en términos de alienación y otra anorexia en términos de separación. La anorexia de alienación es la más frecuente, la más ruidosa y que justamente se refiere a una no asunción de los significantes fálicos, desde la posición anorexica no se quiere admitir la posición fálica. Dado que esta posición fálica la ubica a la niña como mujer, que la pone en posición de deuda en relación a la madre. En Lacan tenemos una referencia que nos permite entender la anorexia de alienación, cuando se refiere al caso del paciente de Kris denominado “El hombre de los sesos frescos”. Allí hace una alusión, que pasa cuando no se ponen en juego los significantes fálicos a los que hice referencia antes. Usa una expresión siguiendo la viñeta clínica que tomó de Kris y dice que “No hay nada que freír”. En el material aparece que este paciente tenía en sus experiencias infantiles de pesca con el padre, donde había una rivalidad no ejercida frente al padre por el pescado más grande obtenido en la pesca. Esto es lo que hace la niña frente a la madre en torno a la no asunción de los significantes fálicos. En la anorexia de alienación no están puesto en juego.

En las anorexias de separación el problema es con el fantasma. Donde desde el niño la vivencia que tiene es que la madre no diferencia su demanda de él y lo atiborra con comida. En ese atiborrar con comida hay una posición desde el niño de separación, en lo que tiene que ver, que se lo está  proponiendo como objeto para una madre que satisface una necesidad y no capta las demandas de él.

No hay mediatización, por eso estos pacientes hablan de sensaciones de vacío, lo que estuvo lleno se vacía.

S: Claro y en este tipo de pacientes la situación es mucho más grave  ser objeto del otro, avanzan en una posición donde pueden llegar a esto que vos decías antes, de dejarse morir, estas anorexias son más complicadas y efectivamente hay una posición de no ser objeto de este fantasma materno de intrusión, son esos casos muy graves que pueden llegar a la muerte.

¿Vos considerás posible el abordaje, de estas patologías, interdisciplinariamente? ¿Como lo pensas?

S: Ahí lo pienso freudianamente, en realidad Freud decía en su trabajo “La iniciación del tratamiento” que la experiencia  analítica se realiza en una singularidad. Si algún paciente tiene un problema de tipo orgánico, es algo que tiene que verlo con el médico. Incluso hay una referencia concreta a la anorexia en pacientes graves, tienen que hacer el tratamiento médico después volver.

Volviendo al tema de la problemática con la madre y en los casos graves se podría pensar, que es una ofrenda de un cuerpo, como una vuelta al saco cerrado uterino, la muerte.

S: Depende de cómo uno piensa estos dos tipos de anorexia, me parece que en la primera sería más como una entrega a la madre de los significantes o del objeto fálico, como para no quedar en deuda con ella. Es la madre la única que queda en la posición de mujer. En cambio la anorexia fantasmática, hay  una posición de dejarse perder, es algo así “como puede perderme”, es una expresión, un término que usa Lacan que es  “que puede perderme”, puede perderme no sólo como cuerpo, sino como vida, una posición masoquista.

¿Y sobre la bulimia?

S: son situaciones oscilantes, la anorexia puede bascular en dirección a la bulimia. En la bulimia nos encontramos con una posición más activa, en relación a este conflicto materno, pero como no se puede sostener esta posición , dado que la bulimia produce un efecto en el cuerpo.  Aquí cede esta posición  y se pasa a la anorexia, hay una alternancia.

Sería como cara y contracara de la misma cosa, podríamos hablar en términos de complementariedad.

S: Si, claro.

¿Como sería eso?

S: Como que la complementariedad es una misma estructura, que tiene estos dos extremos, en la medida que ese cuerpo pasa a ser apetecible automáticamente, se vuelve a la posición anorexica.

Estas patologías se ven en la adolescencia. Este es otro tema complicado. ¿Por qué ocurre en la adolescencia?, porque es como que la persona en cuestión, que padece esta patología en ese período de la adolescencia, es una etapa de la relación del adolescente con la realidad, efectivamente pasan a ser reales todo lo que tiene que ver con el goce, con la experiencia sexual concreta. El acceso al goce, implica un cuestionamiento en este momento de la vida, con lo que sería el discurso familiar, es un momento de toma de decisiones. Por un lado está la renuncia de los emblemas familiares, todo lo que tiene que ver con los ideales y esa renuncia implica a su vez entrar en el campo del deseo. Acá se produce una colisión y la anorexia y la bulimia como otras entidades, adicciones o problemáticas de accidentes , tiene con el no poder elaborar este amor por los ideales, que tiene que ver con los vínculos familiares, el adolescente al no resolver  esta problemática queda a merced de lo pulsional.

Evidentemente son temas complejos que no se pueden abordar en una sola charla, espero que podamos contar con otro encuentro y desde ya te agradezco el tiempo que nos dispensastes.

S: No es nada, con gusto.

 

Anuncios
Categorías:Psicología
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: