Inicio > Psicología > La antesala del suicidio

La antesala del suicidio

por Lic. Waldo García

Cuando nos referimos a las manifestaciones destructivas de la Pulsión de muerte, podemos expresar dos modalidades: las que se dirigen hacia un objeto externo y las que se dirigen hacia el propio yo. Es aquí en donde incluímos a ciertos accidentes y a los suicidios.
Esto último nos alerta de la importancia de la constitución psíquica de los sujetos suicidas y lo poco que tiene que ver las condiciones que impone la vida.
Tomaré algunos conceptos que Albert Camus, ha expresado en su ensayo “El mito de Sísifo” y ver algunas coincidencias con la teoría psicoanalítica.
Desde una filosofía existencial, sostenía que el suicidio debería ser el único problema de la filosofía, ya que ponía en juego si la vida vale o no la pena de vivirla.
Pero agrega algunas ideas importantes, que explicaré desde el psicoanálisis. Por ejemplo dice que, en el suicidio, poco tiene que ver el fenómeno social y lo relaciona más con el pensamiento individual. Dice al respecto: “Un acto como éste se prepara en el silencio del corazón, lo mismo que una gran obra. El propio suicida lo ignora. Una noche dispara o se sumerge”; luego continúa diciendo: “ La sociedad no tiene mucho que ver con este comienzo. El gusano se halla en el corazón del hombre”. Es un concepto cercano a los desarrollos analíticos, en donde el “gusano” de los tormentos está en el aparato psíquico.
Otra idea de Camus que me parece interesante, es la que se refiere a que ninguno de los pensadores que negaban un sentido a la vida, ha terminado voluntariamente con la misma.
Señalando que “En el apego de un hombre a su vida hay algo más fuerte que todas las miserias del mundo”; nos preguntamos ¿Ese algo más fuerte no es la pulsión de vida o el instinto de autoconservación?. Sin duda lo que está en juego en el suicidio es la pulsión de muerte, constituyendo el acto que responde a la tendencia más extrema de la autodestrucción.
El Yo del suicida se encuentra con una deficiencia en la función de orientar al individuo en el mundo externo y de controlar los impulsos peligrosos provenientes del Ello (pulsión de muerte). Pero también se enlaza al autocastigo y autorreproche íntimamente ligados al sentimiento de culpabilidad proveniente del Superyo.
Freud decía “El Yo puede darse muerte cuando puede tratarse a sí mismo como un objeto, cuando puede dirigir contra si mismo la hostilidad que tiene hacia un objeto” (Duelo y melancolía, 1915).
Varios años después, manifestaba que la crítica del Superyo hacia el Yo llevaba a ese sentimiento de culpabilidad, y que en el caso de la melancolía, el Superyo se encarniza contra el Yo, permitiendo el reino de la pulsión de muerte que con frecuencia lleva a la muerte del Yo y del objeto internalizado. Este objeto se ha internalizado vía identificación narcisista.
En el texto “La psicogénesis de la homosexualidad femenina” de 1920, Freud dice: “El psicoanálisis nos ha descubierto, en efecto, que quizás nadie encuentra la energía psíquica necesaria para matarse si no mata simultáneamente a un objeto con el cual se ha identificado, volviendo así contra si mismo un deseo de muerte orientado hacia distinta persona”
El Superyo que se encarniza contra el Yo, al decir de Lacan en el seminario 20 “es el imperativo del goce: Goza! y que se liga al masoquismo moral”. También Lacan manifiesta: “Propongo que de la única cosa de la que se puede ser culpables, al menos en la perspectiva analítica, es de haber cedido en su deseo”. Claro está que ceder en el deseo acaba siempre en satisfacción pulsional, es decir en goce.
Por lo tanto cuando el sujeto queda sometido al imperativo del goce Superyoico, lo que puede actuar como barrera a ésto es el deseo.
En el suicida no aparece el deseo poniendo esta barrera y la pulsión de muerte encuentra el campo propicio para satisfacerse.
Recordemos que en un sujeto, la pulsión de muerte, además de quedar libremente en el interior, puede ser que se dirija hacia el exterior en forma de agresión o puede ser que quede neutralizada por mezclarse con componentes eróticos.
A nivel fenomenológico, existe la fantasía inconsciente de que el acto suicida se experimentará como liberación del tormento o como un mensaje a esos objetos perseguidores amados u odiados. La fantasía suele ser “me mato para que sean ustedes los que tengan que sufrir”, como si pudiera ser testigo, una vez muerto, de esos sufrimientos.
En la antesala del acto suicida, hay una base de crisis, conflictos y ambivalencias, en donde las esperanzas se van perdiendo y las ideas suicidas vuelven una y otra vez, construyéndose en el silencio.
Las circunstancias del medio no son causantes del suicidio, si pueden ser determinantes en sujetos que portan la correspondiente estructuración psíquica.
Observamos que no todos ante penosas situaciones ocurridas en su mundo externo, optan por el suicidio, dependerá de como están puestas en juego las pulsiones de vida y de muerte en cada sujeto.
También es cierto que hay sociedades que no ofrecen las suficientes condiciones para canalizar a las pulsiones de muerte, dando lugar a un incremento de las conductas destructivas y autodestructivas.
Para finalizar vuelvo nuevamente a Camus, quien como todo pensador existencial, sostenía el carácter absurdo de la vida al tener, el sujeto, conciencia de finitud de la misma. Pero sostendrá que en realidad el suicida ha creído que la vida tiene sentido y confiesa que no la comprende o que tiene un desconocimiento de su carácter absurdo.
En cambio el hombre absurdo, el que tiene conciencia del carácter absurdo de la vida, agota todo, es rebelión solitaria y su única verdad es el desafío; por lo tanto la experiencia absurda se aleja del suicidio.
“Para un hombre sin anteojeras no hay espectáculo más bello que el de la inteligencia en lucha con una realidad que lo supera”

Anuncios
Categorías:Psicología
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: