Archivo

Posts Tagged ‘acompañamiento terapeutico’

Qué significa ser acompañante terapéutico?

abril 25, 2008 12 comentarios

por Psic.Soc Daniel González

Partimos en nuestra investigación sobre el acompañamiento terapéutico desde dos  interrogantes:
¿Qué es el acompaña miento terapéutico y cuál es su especificidad, es decir, que lo distingue de las prácticas ya establecidas?
En el intento de responder a estos interrogantes, situamos dos referentes que orientan nuestro trabajo:
Primero, el acompañamiento es un término al que se puede atribuir un hacer, cada vez más utilizado en los dispositivos asistenciales, pero que carece de una definición conceptual que determine su función y su diferencia. Por esto se nos plantea responder ¿qué versión damos de éste dispositivo?.
Segundo, se trata de una oferta para el sujeto, pero cuya demanda viene de lo social, referentes del sujeto, por lo cual en muchos casos, el último beneficiado es el sujeto en cuestión.
El término, en el malentendido del lenguaje puede ser relacionado con ciertas significaciones  con «La Cura», cuidados, apoyo, de un cierto deficit. No es esta la acepción que le damos.
Con el término acompañamiento podemos ubicar ese lugar donde proponemos asentarnos, para Sostener la particularidad de un acto, orientado por una clínica bajo transferencia, en la cual interrogamos de entrada la relación que el sujeto tiene con el lenguaje y con su cuerpo en el vinculo que establece o no.
El «Acompañamiento», sitúa una acción en sí, con otro y el
« Terapéutico» la califica. –como un efecto secundario que no por ésto es menor. Pero se ha de enfatizar que lo principal no es que éste acto sea terapéutico sino que en éste pueda inscribirse la hipotesis del sujeto que despliega cada caso.
Conviene  luego articular entonces dos términos que facilitan enmarcar el trabajo dentro del acompañamiento, a saber, la relación del sujeto con el lenguaje y con su cuerpo y los efectos que estos manifiesta en el vinculo con el acompañante.
En el término de acompañamiento, entonces tenemos toda un tramado de significación donde podemos situar la importancia del conceptualizarlo y relacionarlo con lo especifico del campo que interrogamos, es decir,  con la pulsión y sus destinos.
Por ejemplo, la segunda voz y lo evocante; lo escópico, en la presencia de un otro especular que debe ser solemne,por ejemplo en la discreción de mirar; lo oral y su lugar de complemento cuando se asiste en la mesa; lo anal y sus derivadas en el intercambio de objetos.
Otra acepción útil la encontramos por ejemplo en la astronomía, el acompañante es un reloj, instrumento que es usado en las observaciones que tiene como función batir segundos. Es decir, que marca de alguna manera los tiempos, – ¿porqué no pensar que bate los tiempos lógicos de la implicación del sujeto? -.
Tendríamos que ver en las matemáticas y en específico en la teoría de los conjuntos como el número, y el uno por uno, el cada uno y su acompañamiento por el colectivo, hace aplicable dicho concepto. Tal vez de la forma como Lacan lo enuncia en los 3 tiempos lógicos.
De lo terapéutico, como no a lo que se apunta sino como efecto
Respecto a lo terapéutico, es de subrayar su acepción  en griego es <therapeutus>) servidor.Conviene detenerse en una reflexión sobre la dialéctica del amo y del esclavo, para rescatar que la operación del acompañamiento se orienta por no hacer de amo, parafraseo a Virginio Baio cuando señala que la posición del operador en el trabajo con el sujeto debe ser de “dóciles con el sujeto e intratables con el Otro” Se trata de situarse con un Otro regulado que permita el trabajo de despliegue, encadenamiento, de invensión sintomatica.
En este punto es preciso aclarar que el acompañamiento no es un psicoanálisis, sino que se enmarca en su lógica.En su aplicabilidad.
Hacia una nueva versión del Acompañamiento terapéutico
Entonces, nos situamos en ésta práctica teniendo en cuenta sus significaciones dotadas por el tesoro de la lengua pero la particularizamos bajo la orientación del psicoanálisis aplicado.
Así proponemos una diferenciación y conceptualización continua y  renglón seguido  partir de puntos a ir diferenciando en el caso por caso.
Nos es oportuna la concep tualización a partir de su negativo, de lo que no es, entonces tenemos la serie: no es un canguro, no es un guardian, no es un voluntariado, no es un objetor de conciencia, ni un asistente social.
Se desenvuelve en el contexto de la salud y que tiene como objeto, un sujeto de la palabra, donde se constituye sus vinculos.
De esta forma el Acompañamiento Terapéutico aunque esta del lado del Otro social, debido a que es una figura de control, de referencia, de puente entre las terapéuticas y el sujeto. No se reduce sólo a ejercer este sino de situar su punto de perspectiva en lo justo de la relación del sujeto con lo social que lo precede.
Estamos inscriptos entre la dialéctica del amo y del esclavo, dialéctica con la cual Lacan recontruyó el edificio freudiano de la neurosis e interrogó a la psicosis como mecanismo de rechazo de este uso dialéctico.
La cuestión de la enfermedad Mental, supone la figura del terapeuta y de su intervención, hoy ya nada específica, sino extendida en las especialidades y su interacción con las demás disciplinas en las redes de salud. Sabemos que actualmente su campo de acción ya no se limita a la consulta privada sino que también lo encontramos inserto en instituciones hospitalarias, educativas, comunidades terapéuticas, judiciales, etc. Simultáneamente a este ensanchamiento se plantea la necesidad de un trabajo multidisciplinario donde el el acompañamiento terapéutico hace parte de la red interdisciplinaria.
Es en este contexto donde la figura del acompañante terapéutico cobra una considerable importancia. Por otro lado, y no sin relación a lo que venimos diciendo, deberíamos agregar otros dos factores de incidencia para  la creación de esta figura del Acompañante, nos referimos aquí a la descongestión hospitalaria, efecto de las reformas psiquíatricas y a la utilización de la psicofarmacología por un gran número de profesionales de la Salud Mental , que perjudican , maltrantan, y convierten a los Pacientes en simple Objetos , esto es lo que los Acompañante Terapeuticos debemos combatir.

Categorías: Psicología Etiquetas: