Inicio > Educación y pedagogía > ¿Qué es la “mejor escuela”?

¿Qué es la “mejor escuela”?

por Lic. Graciela Izaguirre
Cuando escucho cotidianamente la frase: “Quiero la mejor escuela para mis hijos”,recuerdo un texto que leí de Robert Reich cuando habla de tres niveles educativos:
-un nivel Alto al que le corresponderán labores complejas, de interpretación simbólica de investigación de situaciones, elaboración de propuestas y diseños de acción, que requieren formación universitaria de avanzados cursos de postgrados y laboratorio que promuevan la crítica, el planeamiento y resolución de problemas y que exijan una educación sustentada en programas fluidos, interactivos creativos. Quienes participen de este nivel tomarán decisiones estratégicas y gozarán de un alto nivel de vida.
-un Segundo Nivel de educación con tareas ejecutivas repetitivas y de mediano reconocimiento económico como ser: capataces, supervisores, operadores, gerentes, con conocimientos primarios en los peones calificados hasta universitarios tradicionales.
-y un Tercer Nivel ocupado por “los servicios en persona” con tareas simples y repetitivas, donde los objetivos inmediatos son los clientes, su atención y satisfacción. El nivel requerido es como máximo un título secundario y cierto entrenamiento especial en el oficio. Para Reich la cuestión esencial es cuál de esos niveles elige una sociedad, ¿a cuál de ellos aspira que pueda acceder la mayor parte de la población? La elección se expresa en el esfuerzo económico e institucional que la sociedad esté dispuesta a realizar en la formación integral de cada uno de sus miembros, en el desarrollo de un poderoso y eficaz sistema eduativo y por tanto, en el gasto de inversión que se oriente persistentemetne hacia tales fines.

¿En qué nivel nos queremos parar?
Educaciòn, competitividad y nivel de vida aparecen  como una tríada inescindible. Esta idea comienza a ganar presencia en la Argentina más allá de visiones políticas e ideológicas. El sistema educativo actual se desenvuelve en condiciones de pauperización tal que amenaza con condenarnos a un futuro de exclusión en el mundo próximo. Si no se producen mutaciones decisivas en esta tendencia los argentinos de  este siglo XXI tendrán asegurado su ingreso al subdesarrollo y su exclusión del mundo de la creatividad y de las realizaciones científico-tecnológicas próximas.

Esta situación es imputable a un modelo económico neoliberal (neo-conservador) que concentra ingresos, promueve el consumo superior,   desindustrializa y dualiza la sociedad argentina.
Los docentes todavía debemos salvar los obstáculos de la igualdad de oportunidades.
Será  necesario:
•Atraer a las personas más calificadas y motivarlas para que permanezcan en la profesión docente como paso fundamental en la promoción de una educación de calidad.
•Luchar por que se aseguren niveles salariales adecuados, condiciones laborales que propicien una enseñanza de calidad y perpectivas profesionales atractivas.
•Fomentar la profesionalización de la enseñanza.
•Ser protaagonistas en el proceso de participación, exigiendo ser consultados en lo concerniente a la planificación educativa, elaboración de políticas educativas y procesos de adopción de decisiones.
•Responder más directamente a las exigencias económicas y de empleo del país, así como a las necesidades sociales más amplias.
•Forjar desde la escuela vínculos con las empresas y la comunidad.
•Instalar en la sociedad la idea de que la sola renovación de las instalaciones y el equipamiento escolar es insuficiente para mejorar la calidad de la enseñanza si no se mejoran sustancialmente los salarios docentes y se disminuye el número de alumnos por clase.
•Convencer a las autoridades educativas que para mejorar la imagen y la autoestima del docente en un futuro inmediato, es necesario ofrecer una formación profesional idónea, mejorar las condiciones laborales y la organización del trabajo en las escuelas.
•Exigir formación sustancial y continua para aquellos docentes cuya formación se circunscribe a las formas tradicionales de enseñanza en el aula.
•Activar campañas de alfabetización de los docentes en lo que respecta a la tecnología, tanto en términos de métodos didácticos como de contenidos de los programas de estudio.
•Reestructurar las escuelas y los sistemas escolares para promover una enseñanza de calidad y eficacia.
•Participar en la elaboración de formas adecuadas de evaluación externa del rendimiento escolar como medio para controlar la calidad y la eficacia profesionales del proceso educativo y así ofrecer a la sociedad la seguridad de que se han alcanzado y mantenido los niveles profesionales deseados.
•No podemos quedarnos atrás replegados en nuestro pasado, estamos en el  comienzo del Siglo XXI. Es el tiempo de gestar una nueva utopía, por aquello de que no hay acción educativa sin proyecto, sin sueños.
•Orientemos nuestro trabajo con pie firme y enraizado en los gozos y esperanzas de nuestro pueblo para poder construir un proyecto educativo creíble y realizable.
•Mejorar las condiciones y medio ambiente de trabajo de los docentes debe redundar a favor de consolidar una educación con todos y para todos en una nueva sociedad sin excluidos.

Lic.Graciela Izaguirre

la Lic Graciela Izaguirre es Directora de la Escuela 4 del Instituto Félix  F.Bernasconi

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: