Inicio > Educación y pedagogía > La inclusión de los medios audiovisuales en el presente herramienta útil en la enseñanza del pasado

La inclusión de los medios audiovisuales en el presente herramienta útil en la enseñanza del pasado

por Cynthia Talco

Habitualmente, la enseñanza de las Ciencias Sociales se ha ligado a la repetición y memorización de hechos y/o sucesos. Pero, el aprendizaje de los hechos difiere del aprendizaje de los conceptos. Mientras que el hecho es sólo información que se recuerda, los conceptos son abstracciones que necesitan ser comprendidos y traducidos a partir de representaciones previas que poseen los alumnos. Su aprendizaje requerirá la presencia del docente, orientando las estrategias y habilidades cognitivas (observar, analizar, comparar, evaluar, etc.) que les facilitarán la relación de los mismos, con las diferentes dimensiones de la realidad social, entendiéndola como un todo complejo y no de manera mecánica y determinista; encontrando en la multicausalidad las explicaciones de porqué el presente se explica a través del pasado. Los veloces adelantos tecnológicos de los que somos testigos, generan nuevas formas de comunicación donde la imagen ocupa un lugar de privilegio y determinan el manejo de nuevos códigos lingüísticos y comunicacionales. Hoy el referente significante del niño y el adolescente se construye en relación a los medios de comunicación, siendo la televisión el principal de ellos. Hoy en día, la televisión se ha constituido junto a la familia y la escuela como uno de los tres principales agentes de socialización de la cultura contemporánea (1). Gran parte de lo que sabemos y conocemos acerca del mundo, de las relaciones sociales, de los conflictos, son las representaciones generadas a partir de estos medios audiovisuales. Hoy no sólo se busca incitar al consumo, sino también, alcanzar una homogeneización cultural e ideológica, transmitiendo las mismas imágenes hacia países que presentan hondas desiguales. Como sabemos, lenguaje y pensamiento se estructuran de manera simultánea y, en el caso de estas formas de comunicación no se necesita poseer competencias especiales para lograr leer las imágenes y los mensajes que afloran a partir de ellas. Si el hombre persigue determinados objetivos, muchas veces relacionados con la satisfacción de sus instintos, de sus deseos reprimidos, los medios audiovisuales deberán prometer que pueden concretar su satisfacción. En el caso de la publicidad, se nos persuade para que aceptemos que esos objetivos pueden ser complacidos a partir de la compra del producto; por eso, los avisos publicitarios resaltan productos que satisfacen necesidades fisiológicas, que ofrecen seguridad, que facilitan prestigio señalando cierto status social, que reafirman la identidad y fortalecen la autoestima. Este impacto no puede pasar desapercibido en la educación. Como docentes, proponemos apropiarnos de los elementos audiovisuales y utilizarlos en el proceso de enseñanza y aprendizaje, desentrañando su metodología, sus funciones en el sistema capitalista, sus objetivos. Esto nos llevará a alcanzar su lectura crítica y poder reconstruir la imagen del mundo que nos presentan. Las Ciencias Sociales y en particular la Historia, la Geografía y la Formación Ética y Ciudadana, brindan un campo fértil en este sentido. Un video no es en sí mismo educativo, se transformará en educativo a partir del aprovechamiento que el docente realice de él. Al igual que ocurre con un texto o una pintura, el cine y el video conllevan un discurso -en este caso audiovisual- que necesita ser leído de manera diferente de la que acostumbran a hacer los alumnos como habituales espectadores. Se hace necesario ayudarlos para que puedan desentrañar ese discurso sintetizado en la conjunción de imagen, palabra, movimiento, sonido y color. Incluso, para que puedan determinar el punto de vista del director que se pueden inferir a partir de lo que elige mostrar o de cómo secuenció las imágenes. Será el docente quien andamie el ver, es decir, para que los alumnos se transformen de espectadores pasivos a espectadores activos y, quien los incite a dar muestras de su sentido

Anuncios
  1. Elena
    junio 14, 2009 en 7:34 am

    Este trabajo me resultó muy claro. Me parece que integra muy bien una serie de conceptos que yo tenía bastante dispersos. Estoy totalmente de acuerdo que las TICS tienen que entrar sí o sí en la escuela. Pero para eso los docentes tenemos que capacitarnos intensamente. De lo contrario no podremos aportar a los chicos esa mirada crítica sobre la información. Pero yo no noto que haya un gran interés en los profesores por adentrarse en esta nueva cultura. Así, dejamos solos a los chicos ante el moldeamiento que reciben de los medios.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: