Inicio > Arte > Un artista es dios

Un artista es dios

por Lic. Noemí Cogan

El vínculo que establecemos hoy aquí entre lector y escritor seguramente no será igual para todos. Lo que decimos, lo que intentamos transmitir tendrá una resonancia singular, particular para cada uno.
Nuestro vínculo no sería igual que otros. Habrá una lectura distinta en cada acto, para una misma escritura. Cada sujeto creará uno con su estilo, con su peculiar característica.
Todos los sujetos humanos tenemos la capacidad de crear….Ella se expresa en nuestros pensamientos, fantasías, sueños, juegos….
Pero algunos poseen un genio, un rasgo que les posibilita una creación tal que les permite convertir sus producciones en obras de arte. Obras que conjugan en sí mismas la originalidad el buen gusto de modo tal que son capaces de conmovernos en lo más profundo de nuestro ser.
¿Cuál será la causa?
¿Cómo lograrán producir ese efecto?
Algo de lo que ofrece a nuestros sentidos, algo de lo que contemplamos  en su producción, nos permite, sorprendentemente reconocernos, encontrar algo propio y emocionarnos en ese encuentro.
El artista nos enfrenta a algo que por alguna razón resuena en nosotros profundamente, íntimamente. Algún objeto de la intimidad.
Su sensibilidad le permite de alguna manera, contactarse con objetos, representaciones, recuerdos guardados en la memoria del Inconsciente y lograr representarlos de modo agradable y aceptable para los otros.
Esos objetos, seguramente están vinculados al Deseo Inconsciente. Ello explica ese sentimiento de intimidad al que aludíamos.
Pero ¿Cómo lo logra?. Insistimos.
El genio de nuestro autor le posibilita desestructurarse de modo tal, que su contacto con la realidad decrece, permitiéndole regresionar y entonces contactarse con las representaciones reprimidas, inconscientes. Puede traer a la conciencia el recuerdo, la imagen, el afecto y darle forma a través de su técnica, de su arte. Puede transponerlo a un lenguaje  que le permite mostrarlo, transmitirlo a otros.
Las representaciones del Inconsciente acceden a la conciencia, disfrazadas, como en los sueños, enigmáticas, para eludir la Censura.
Censura que tiene por función impedir el retorno de lo reprimido, inaceptable en la Conciencia, para que el sujeto no se angustie. Objetos disfrazados, deformados. ¿Cómo?. Especialmente a través de dos mecanismos. LA CONDENSACIÓN Y EL DESPLAZAMIENTO. Mecanismos similares a los que emplea el poeta, el cual a través de sus metáforas y metonimias, adorna, construye y da forma a su objeto. Estos son mecanismos que explican la ambigüedad y la multiplicidad de sentidos que suelen desprenderse de una obra de arte. Sentido, simbolización, nueva forma. Una transgresión. Revolución.
Giros. Como las revoluciones de la licuadora o del lavarropas. Vueltas sobre el objeto. Nuevo nombre. Un nombre.
Allí donde nada había en la Conciencia, sobre ese objeto del Inconsciente, nuestro creador hace emerger lo sublime… Le da forma, lo modela, lo exhibe para ser captada por los sentidos de aquel que se aproxime a ella.
Mirada.
Nos muestra su mirada de un objeto que es de su constitución como sujeto, exhibida de modo tal que aquel que la observa, concluye deponiendo su propia mirada, rendida ante la del creador.
Nueva forma dada a su propio Inconsciente.
Luego de ella, el artista no será el mismo. Aquel que la contemple tampoco.
De las tinieblas, de lo confuso, de lo traumático, emerge un nuevo orden y una manera de nombrarlo.
El creador.
Dios.
 
 
 

Anuncios
Categorías:Arte Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: