Inicio > Literatura > Kafka: la realidad, lo absurdo y la esperanza

Kafka: la realidad, lo absurdo y la esperanza

      • En el siglo XX entra en crisis el gran realismo del siglo XIX; la revolución Rusa y la primera gran guerra, producirán un quiebre en el mundo intelectual europeo y como consecuencia la forma de percepción y organización de la realidad, por parte de los escritores, también se verá modificada.
        La literatura del siglo XX, ubicará en una posición diferente al escritor frente a la posibilidad de la palabra, superando toda precisión realista del detalle. A partir de aquí no será posible una sola lectura del texto, los sentidos serán múltiples y no se consolidan en relación con la realidad, en cuanto que ésta tampoco es única. Es en este contexto en donde se debe ubicar la vida y la obra de Franz Kafka.
        Kafka  nace en Praga en 1883, ciudad muy particular que envolvía una realidad anodina en lo cultural y conflictiva en lo político y social. En Praga coexistían tres comunidades: la checa, la alemana y la judía. Herencia que es recibida por los jóvenes escritores judíos que fueron educados en escuelas alemanas, tal es el caso de Kafka, Brod y Werfel.
        Particularmente Kafka siente extrañeza de este legado cultural ,de la lengua alemana y del mundo exterior, reflejándose con una fuerte reclusión interior y cuyo contacto con el exterior estaba determinada por su padre.
        Finalmente encontrará la escritura como justificación a su existencia, pero paralelamente trabaja en tareas administrativas, lo que le produce un gran conflicto ante la ausencia de tiempo para escribir. En sus diarios dice: “…Una espantosa doble vida, que probablemente, no tenga otra vía de escape que la locura” (19 de febrero de 1911). Independencia que desea y que no logrará jamás.
        También siente la incompatibilidad del matrimonio con la posibilidad de escribir : “Necesito estar mucho tiempo solo. Todo lo que he producido es simplemente un producto de la soledad. Odio todo lo que no se relacione con la literatura”(21 de julio de 1913).
        Esta dicotomía entre literatura y vida, no lo logrará superar nunca; conflicto que lo va desgastando hasta que en 1917 se le diagnostica la tuberculosis que le pondrá fin a su vida.
        A pesar de su enfermedad y luego de algunos amores, aparece en su vida Dora Diamont, esto ocurre en 1923 y será en poco tiempo lo más importante que le ha sucedido en su vida. Esta joven es de origen judío y será la encargada de que Kafka se pueda reencontrar con la cultura hebrea. Además le permite experimentar su mejor momento vital, apareciendo deseos de felicidad y de apreciar lo cotidiano.
        Esto es muy importante en su vida si tenemos en cuenta que en 1912 decía lo siguiente: “Cuando se hizo evidente en mi organismo que la literatura era la posibilidad más productiva de mi ser, todo se encaminó en esa dirección y dejé vacías aquellas aptitudes que correspondían a las alegrías del sexo, de la comida, de la bebida, de la reflexión filosófica y sobre todo de la música. Me atrofié en todas esas direcciones”.
        Al empeorar su enfermedad,  todo dura muy poco, finalmente muere el 3 de junio de 1923. Su Obra

        Max Brod, amigo intimo de Kafka, será el encargado de editar los diarios y las correspondencias. Todo este material es de fundamental importancia para comprender la vida y los textos de Kafka.
        En 1912 escribe “La condena” y “La metamorfosis” y comienzan a aparecer temas que serán recurrentes en toda su obra. En ambos relatos el problema está centrado en el conflicto con una autoridad (la familia o el padre). Los personajes deben morir y las culpas están centradas en estas relaciones con la autoridad.
        La muerte es aceptada en forma pasiva, sin posibilidad de defensa y la existencia no tiene otro sentido que ese absurdo desenlace.
        En 1913 edita “El fogonero” que luego sería el primer capítulo de “América”, en donde supone la imposibilidad de cualquier cambio interno.
        A fines de  1914  escribe “La colonia Penitenciaria” y comienza a redactar “El Proceso”, en donde reafirma que su escritura tiene como norma fundamental lo absurdo, fracasando los intentos de la razón.
        Uno de los personajes de La colonia penitenciaria, ignora que ha sido juzgado y condenado, imposibilitado de una defensa. “La culpa es siempre indudable” dirá el oficial del relato.
        De igual manera al Señor K en “El proceso”, le informan que se le ha iniciado un proceso sin saber de que se lo acusa. Existe una negación a la posibilidad de conocimiento y las preguntas quedarán sin respuestas hasta la muerte de K.
        K dice “la cuestión esencial es saber de que soy acusado. ¿que autoridad dirige el proceso?”.
        Finalmente K muere sin conocer su culpa concreta, ni saber si todo se debe a un mal entendido. Ignorará su culpa pero la asumió.
        Casi todos los personajes de Kafka están segregados del medio al que pertenecen, son solitarios y están obsesionados por algo, con el correspondiente sentimiento de culpa. Son similares a la personalidad de Franz.
        Además se encuentran envueltos en situaciones absurdas y sin sentido. Esto también se manifiesta maravillosamente en los relatos “Un artista del hambre” y “Un artista del Trapecio”, personajes que desarrollan su arte obsesivamente, sin ser compatible con la vida social, tal como en la vida de Kafka.
        En “Investigaciones de un perro”, aparecen los mismos problemas existenciales personificados por un perro que dice: “Soportaré hasta que me llegue el final”.
        Otra metáfora del aislamiento es “La construcción de la muralla china”, pero aquí aparece lo absurdo consumado en una actividad colectiva.
        En 1922 escribe “El Castillo”, quizás su obra más compleja debido a su ambigüedad en el significado.
        Como podemos ver, los personajes solitarios , condenados en un mundo absurdo, será  la constante en la literatura de Kafka.
        Luego escribe “Una mujercita y la madriguera” y “Josefina la cantora”, para finalmente morir en 1924.
        Cuando muere, era solo conocido por un reducido círculo intelectual; deja como legado destruir los manuscritos inéditos y no editar los ya publicados. Gracias a que su amigo Max Brod contravino sus órdenes, hoy podemos conocer su obra y Kafka logra el reconocimiento que no tuvo en vida.
        Si bien se ha tratado de darle innumerables significados a la obra de kafka, se puede resumir como una búsqueda de sentido a la vida y rebelando lo absurdo del mundo.
        Jordi Llovet dice: “Toda la literatura de Kafka podría ser considerada como una muestra apabullante  y genial de literatura anarquista -movimiento con el que Kafka simpatizó- sino fuera por dos elementos: su respeto por una Ley verdadera, que parece haberse esfumado -la ley religiosa, en su caso la ley mosaica-, y su radical imposibilidad de compartir cualquier credo político -incluido el de los que niegan todo- con cualquier conjunto colectivo humano”
        Para Camus el secreto de Kafka reside en ambigüedades y oscilaciones perpetuas entre lo natural y lo extraordinario, el individuo y lo universal, lo trágico y lo cotidiano, lo absurdo y lo lógico, ambigüedades que se encuentran en toda su obra.
        Teniendo en cuenta que Kafka había sido un estudioso de la obra de Kirkegaard, se puede decir (siguiendo a Camus) que de la existencia absurda, Kafka plantea una esperanza y lo hace en el recorrido que va desde “El proceso” al “El Castillo”. En esta última novela en que el agrimensor K, trata por todos los medios encontrar el camino que lo lleve al Castillo (como lugar de salvación), lo hará con fe y fracasos; pero la esperanza de K es que el Castillo lo adopte y lo que desea es una vida normal. La última tentativa del agrimensor para encontrar a Dios es a través de lo que lo niega.
        El giro temático en esta última novela, también lo manifiesta en su vida personal, sobre todo cuando conoce a Dora  Diamont.
        Para finalizar, Camus, desde su visión existencialista dice que en Kafka lo absurdo es reconocido, aceptado, el hombre se resigna a él y desde ese momento sabemos que no es ya lo absurdo. En los límites de la condición humana, ¿Que mayor esperanza que lo que permite escapar a esa condición?.
         

Anuncios
Categorías:Literatura Etiquetas:
  1. marzo 10, 2009 en 5:04 pm

    en que momento del relato aparece el conflicto?

  2. marzo 10, 2009 en 5:05 pm

    de el libro “un artista del trapecio”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: