Inicio > Arte > Goya: “Analista del mundo”

Goya: “Analista del mundo”

Francisco de Goya y Lucientes nace en 1746 en Aragón, España. De su infancia y adolescencia se sabe muy poco; a los 14 años ingresa al taller de pintura  de José Martinez, alternando sus estudios con una vida de aventuras, adquiriendo fama poco respetable.

En 1764 y 1766  se presenta a los concursos organizados por la Real Academia de Nobles Artes de San Fernando de Madrid, aunque sus pinturas no lograron gustar no se dio por vencido y siguió trabajando.

Empezó a adquirir fama con unos tapices destinados a decorar las salas de las residencias reales. Por esa época se casa con Josefa Bayeu.

En 1780 presenta en la Academia de San Fernando  el “Cristo Crucificado”, siendo elegido académico por unanimidad. Cinco años después es nombrado  vice director de esta Academia y es nombrado pintor del rey. La familia del rey  es retratada en su célebre “Familia de Carlos IV”, considerado un retrato irónico y cruel de una dinastía fracasada y entregadora.

En 1792 a causa de una enfermedad se queda sordo, comenzando una época menos feliz, llena de pesadillas y angustia de muerte. En la época de estos tormentos realiza uno de sus trabajos más célebres, los “Caprichos”, que consistían en 80 grabados de temas satíricos, poniendo en tela de juicio la sociedad de su tiempo.

Su éxito se consolida con los frescos de San Antonio de la Florida y retratos como la “Maja desnuda” y “La Maja Vestida”.

Con los “Caprichos” creó una nueva manera de hacer pintura, eligiendo el grabado como lenguaje, destacándose  “El Sueño de la Razón” en donde representa a un hombre durmiendo  y es atacado por horrendos pájaros. Significando que cuando la razón duerme afloran las monstruosidades.

Con las crisis sociales debido al fin del antiguo régimen y la invasión napoleónica, halló nuevos sufrimientos y nuevas fuerzas para la pintura. Comienza a pintar las guerras, sosteniendo que pintaba tales horrores “para pedir eternamente a los hombres que no sean bárbaros”.

Su obra “Los Crímenes de la Guerra”, le valen la persecución policial por parte de Fernando VII y el exilio en Francia, que lo llevó a morir en Burdeos de donde sus restos son repatriados casi un siglo después.

Otras de sus obsesiones fue pintar a las mujeres, pero así como en su juventud las amaba, luego de la sordera comenzó a odiarlas. Reflejando en sus trabajos a la mujer coqueta y seductora en su primer época y ridiculizadas como brujas en su adultez.

Otra de su gran obra es “El Coloso”, apareciendo en un grabado y en una pintura; dando la sensación de una imparable fuerza destructora que a igual que “Cromos Devorando a sus Hijos”, todavía son motivo de estudios e interpretaciones.

Su personalidad se consideró compleja, difícil de definir, fue considerada mundana, satírica, trágica, melancólica, atormentada y rebelde. El tormento de la sordera, la prematura muerte de una amada, los sufrimientos por su patria, por las injusticias, por las guerras, lo fueron marcando y se encargó de plasmarla en su obra.

Goya ha sido uno de los grandes preconizadores del arte moderno y sus obras le sirvieron para convertirse en un analista de la humanidad y del mundo, teniendo como base del pensamiento la defensa de la Razón.

“El mundo es una mascarada;

el rostro, la postura y la voz,

todo es mentira.

Todos quieren parecer lo que

no son, todos engañan y nadie

se conoce a sí mismo.”

                     (GOYA)

Anuncios
Categorías:Arte
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: