Inicio > Cine > Carl Theodor Dreyer: El maestro del cine Danés

Carl Theodor Dreyer: El maestro del cine Danés

Durante los primeros años de este siglo, el cine se consolida de una forma notoria en los países nórdicos, en esa época se desarrolla la etapa más creativas de grandes maestros como Sjöström, Stiller y Dreyer. La plástica de la luz y la sombra se plasma en esas obras, logrando una estética de extraordinaria belleza.

Dreyer fue la figura más importante del cine danés, siempre tuvo en mente llevar a cabo un proyecto sobre la vida de Cristo, murió sin poder realizarlo, pero dejó una importante obra caracterizada por la búsqueda de verdades espirituales y de una admirable belleza.

En la última década del cine mudo filma nueve películas, luego con la llegada del cine sonoro filmó solo cinco películas y algunos cortos, en cuarenta años de trabajo. La causa fue la enorme presión de la industria cinematográfica y así un gran talento quedó desperdiciado.

Dreyer nace el 3 de febrero de 1889, sus comienzos están dedicados a escribir guiones para otros directores, hasta que en 1919 escribe el guión de su primera película: “El presidente”(1919), es una película larga y sentimental, la película demostraba un precoz dominio de los primeros planos de los rostros, característica fundamental en su madurez; él decía: “Todo lo humano se expresa a través de la cara, pues la cara es el espejo del alma”. Luego filmaría “Páginas del Libro de Satán”(1920), basado en la novela de Marie Corelli, esta película muestra los males causados por Satán en cuatro períodos históricos distintos, en este trabajo fue notoria la influencia ejercida por “Intolerancia” de Griffith.

La película siguiente sería su primer obra maestra “El cuarto casamiento de Margaret”(1920), la historia está ambientada en una parroquia campestre, en la que un nuevo párroco llega para ocupar su puesto. Se ha llevado a su prometida, pero las costumbres dictaminaban que el nuevo párroco debería casarse con la viuda del anterior. Por lo tanto sería el cuarto marido de la dama en cuestión, siendo esta muy mayor. La historia se puede resumir en temas como el amor, la vejez y la muerte.

En 1922 rodó “Quiero a otro”, es la historia de una aldea rusa durante la Revolución de 1905, esta película estuvo mucho tiempo perdida y para los cinófilos que la han podido ver, la consideran como una de las películas más fascinantes de Dreyer.

Luego de filmar “En otro tiempo”, que es una película perdida y que poco se sabe de ella, viaja a Alemania para filmar “Michael”(1924), esta película es la historia de un pintor que se siente traicionado y engañado por su modelo. Es un trabajo representativo de la obra de Dreyer: la contemplación plácida y en profundidad de una crisis en la vida de dos personas y de su resolución a través de la muerte.

Su próximo trabajo sería “El amo de la casa”(1925), relato irónico de como un marido exigente termina en manos de la vieja criada de la familia. Luego edita “La novia de Glomdal”(1926), película menor que no obtiene demasiados éxitos.

Después se traslada a Francia para filmar su película más conocida “La pasión de Juana de Arco”(1928), a Dreyer no le interesan ni la exactitud histórica ni los detalles pintorescos, sino el drama psicológico y el progreso espiritual del alma de Juana. Este film fue aclamada por la crítica, pero fue un fracaso económico. Esto generó que se mantenga inactivo hasta 1932, año que gracias al apoyo económico del Barón Nicolás de Gunzburg (interpretó el papel protagónico) filma “La bruja vampiro”(Vampyr), esta película fracasa ante el público y solo es reconocida tardíamente por la crítica. Pasarán once años para que Dreyer pueda rodar otra película. Esto sería en 1943 con “Dies Irae”, con la que consigue un merecido éxito internacional: la película esta ambientada en Dinamarca, mostrando la crueldad en la quema de una supuesta bruja y las repercusiones en la familia de un pastor. Abundan los pasajes líricos y penetra en las agonías de almas sometidas a tormentos espirituales.

Dos años después filma “Dos seres”, algunos documentales y en 1955 la excelente versión cinematográfica de la obra teatral de Kaj Munk “Ordet” (La palabra). Pasaron varios años más, durante los cuales Dreyer se convierte en gerente de una sala de cine y todo indicaba que su carrera había terminado. Pero se decide rodar otra película, se llamará “Gertrud”(1964), resultando ser otra obra maestra. Siendo su última película, se la puede considerar como un resumen de todo su arte, para terminar como los grandes.

A Dreyer no le gustaba la popularidad y no estaba dispuesto a hacer concesiones para poder filmar, esa ética fue la base de todos sus trabajos. Finalmente muere en 1968, sin poder llevar a la práctica su gran proyecto de filmar la vida de Cristo.

Lic. Waldo García

Anuncios
Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: