Inicio > Cine > Recordando a Andrei Tarkovski….poeta del cine – (4/4/1932-29/12/1986)

Recordando a Andrei Tarkovski….poeta del cine – (4/4/1932-29/12/1986)


“Es pecado todo lo innecesario. En todo caso, nuestra civilización está construida sobre el pecado, una total falta de armonía, un desequilibrio entre nuestro desarrollo material y el espiritual. Nuestra cultura es imperfecta. Nuestra civilización es esencialmente imperfecta. Tendríamos que estudiar el problema y buscar juntos una solución. Quizás ya es tarde….. demasiado tarde”.(Diálogo de Alexander al hijo, en la película El Sacrificio.)

Tarkovski fue uno de los directores de cine más importante de Rusia, que supo hacer coincidir con coherencia el arte y su forma de vida. Se tomó la absoluta libertad de ir en contra de las corrientes del realismo socialista ruso y del realismo del cine americano. Jamás se sintió sujetado a las normas y convenciones predominantes.
Esta libertad le permitió embarcarse dentro de los directores poéticos del cine. El decía que en el cine hay dos tipos de directores, los que imitan al mundo en que viven y los que crean su propio mundo y que denominaba los poetas del cine. Entre estos últimos incluía a Bresson, Mizoguchi, Bergman, Buñuel, Kurosawa, etc.
Las obras de Tarkovski no son fácil de digerir, por que exige la participación del espectador, ya que no era de los directores que brindaba respuestas, sino que por el contrario, sus films son un fluir constante de interrogantes.
La estética de las compaginaciones visuales son de admirable imaginación y fluyen sobre la pantalla como símbolos a descifrar, a igual modo que elementos oníricos; quedarán librados a las fantasías y a las asociaciones de cada espectador.
No menos líricos son los diálogos, que generalmente son escasos, pero contundentes en sus expresiones.
Tarkovski ha logrado una combinación perfecta entre las imágenes y los sonidos, sosteniendo una indeterminación entre los planos efectivamente sucedidos, los soñados, los imaginados y las alucinaciones, lo que hace que los tiempos en los films estén fuera de la lógica.
La primer película de Tarkovski fue “La infancia de Ivan”(1962), basado en un cuento de Bogomolov, en donde se rescata la riqueza del lenguaje.
Las imágenes se mezclan entre la realidad y los sueños de Ivan, debido a que este mantiene lucha contra su interior y su exterior, para recuperar la felicidad en la infancia.
A tal punto que en uno de los sueños de Ivan, jura vengarse de quienes mataron su felicidad para siempre, y el escenario elegido es la guerra.
Luego vendría “Andrei Rubliov”, con este film comienza a ser reconocido por fuera de su país y se trata de una libre interpretación de Tarkovski sobre la vida enigmática de este pintor Ruso.
En 1972 filmará “Solaris”, basado en la novela homónima de Stanislav Lem. Logra utilizar esta magnífica novela de ciencia ficción, para penetrar en lo más profundo del aparato psíquico.
En esta película el psicólogo Kelvin es enviado a la estación espacial Solaris para investigar las enigmáticas transformaciones producidas en sus tripulantes. Lo que encuentra es que las influencias cósmicas logran revivir el pasado, las vivencias y las capas inconscientes de los tripulantes.
Al psicólogo le tocará vivirlo en persona, amará el fantasma de su mujer, que se había suicidado cuando Levin la abandonó. Este fantasma se deberá autodestruir para que Levin se libere de su historia, de las culpas y deje ser el hombre confundido por su pasado.
Luego filmará “El espejo”(1974), un verdadero film poético. No solo por las poesías que escuchamos en el film, sino también por el poder de la imágenes que se suceden y cuya lírica exigen una libre asociación para construir un sentido en el relato.
La película trata de los recuerdos de la infancia y de como arreglar cuentas con el pasado para poder lograr algún arrepentimiento. Nuevamente aparece en Tarkovski la incógnita de los fantasma que llevamos adentro y la lucha contra ellos para encontrar un equilibrio.
Una voz en off va relatando poemas y uno de ellos dice: “Me veré otra vez hecho niño/ y entonces seré feliz/ al saber que todo me espera/ que aún todo es posible”.
En 1979 presentará otra obra maestra “Stalker, la zona”, Tarkovski la definirá así: “El film habla de un hombre que persigue su ideal, pero de manera muy concreta. Siendo, sin embargo, idealista, es una suerte de caballero que combate por los valores espirituales. El héroe, el Stalker, se desplaza sobre la misma trayectoria que el Quijote, esos personajes a los que se llaman idealistas en las novelas. Es justamente porque son idealistas que ellos sobrellevan las derrotas de la vida real…”
“ Es el Stalker mismo, el que inventó su zona. La crea para poder llevar allí a algunos más desgraciados y concederles la idea de una esperanza”.
En 1983 filmará “Nostalghia”, película en que continuará profundizando la búsqueda espiritual. Trata de la imposibilidad de vivir, de la falta de libertad.
El personaje de Nostalghia se verá enfrentado a la dificultad de tener amigos, pero encontrará uno que sufre como él, es Doménico, el loco. Pero la miseria del mundo le imposibilitará ser feliz.
Finalmente en 1986, llegaría su gran obra maestra “EL Sacrificio”, con este film, Tarkovski, continuará en la búsqueda espiritual, pero con una visión apocalíptica del mundo.
El tema que plantea es la ausencia de espacio en nuestra cultura para una existencia espiritual .
Tarkovski dirá: “En el sacrificio quise mostrar que un hombre puede renovar sus vínculos con la vida, recomponiendo su alianza consigo mismo, con su alma. Y una manera de recapitular la integridad moral (el estado en el que uno ya no se limita a contemplar el valor de las cosas materiales ni se permite funcionar meramente como sujeto para la experimentación de la sociedad) consiste en la capacidad de ofrecerse uno mismo al sacrificio”.
Así culmina la producción de Tarkovski, encontrando como común denominador la visión apocalíptica de una cultura en ruinas (en varias películas aparecen iconos de esta naturaleza). Otros temas recurrentes son el desarrollo de una tecnología sin ética y sin moral, que llevan a la destrucción de la naturaleza y finalmente la lucha del hombre contra la cultura y fundamentalmente consigo mismo.
Tarkovski muere en 1986, en pleno proceso de esta búsqueda y transformación, dejando sus obras a disposición, no para los que busquen respuestas, sino para los que quieran seguir interrogándose…..

Referencias:
El complejo de Tolstoi de Seweryn Kusmierczyk.
Les mardis du cinema, France culture or Laurence Cossé.

Lic. Waldo García

Anuncios
Categorías:Cine
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: