Inicio > Psicología > Discriminación

Discriminación

Es cierto que un tema como la discriminación debe ser analizado desde muchas disciplinas, lo cual una conclusión acabada surgiría de un trabajo interdisciplinario. Pero en este trabajo para entender este problema social utilizaré algunos aportes del psicoanálisis.
Considero a la discriminación una práctica universal que se ha manifestado a través de toda la historia de la humanidad, incluyendo en ella a la marginación y el racismo. Práctica que consiste en una segregación del otro acompañada de odio y desprecio y que no siempre está a la vista.
De ella no ha escapado ni razas, ni religiones, ni sistemas políticos; en los sistemas autoritarios es posible a través de la decisión de un Amo y generalmente termina en genocidios, en un intento de aniquilar al otro, pero en los sistemas democráticos encontramos marginación y exclusión y manifestaciones sútiles de discriminación.
Castoriadis hablando del racismo dice: “…es un brote o una transformación , particularmente agudo y exacerbado, incluso estaría tentado de decir que es una especificación monstruosa de un rasgo empíricamente universal de las sociedades humanas . Se trata de la aparente incapacidad de constituirse en sí sin excluir al otro y de la aparente incapacidad de excluir al otro sin desvalorizarlo y finalmente, odiarlo.”
Por lo tanto podemos tomar dos facetas: la universalidad de un imaginario social y el psiquismo de los seres humanos singulares.
En esta constitución en sí, es necesaria la discriminación entre el yo y el no yo, entre sí y los otros que forman parte de sí, pero no es el yo. De igual manera , los juicios de valores también se van constituyendo por procesos discriminatorios, como sería el caso entre el bien y el mal, proceso en el que intervendrá la identificación a ideales; en un deficiente desarrollo podría marcar ciertas características discriminatorias de la personalidad.
En Freud podemos rastrear algunos conceptos, que nos darán algunas explicaciones al tema. Por ejemplo consideramos a un sujeto dueño de un escenario en donde se disputa una lucha interna entre Eros (pulsión de vida) y Tánatos (pulsión de muerte), esta última implicada en la agresividad y en la destrucción , pero el sujeto dispondrá de dispositivos que permiten neutralizar a Tánatos, tales como el sentimiento de culpa, la conciencia moral, es decir el Superyo.
También en “Psicología de las masas……”, Freud menciona la existencia de un narcisismo de las pequeñas diferencias; este narcisismo posibilitará hostilidad hacia los otros diferentes, como una necesidad para preservar al propio yo, y donde lo diferente aparece como amenazante para el yo.
También sostendrá que este narcisismo permite la cohesión libidinal en los grupos, en donde un ideal unificante, puede llevar al odio a lo diferente, entendiendo que también en dicho proceso interviene la identificación.
De esta manera los pueblos estarán unificados por identificaciones a rasgos culturales, apareciendo elementos discriminatarios hacia el otro, un ejemplo puede ser la conocida discriminación del norte de Italia hacia el sur, pero ambos se identifican para discriminar al inmigrante africano.
En los grupos cuando los mecanismos de defensa son más drásticos aparece la figura del chivo emisario, portador de todos los males; de esta manera puede aparecer en una sociedad el inmigrante en lugar de chivo emisario y será el causante de la desocupación y la inseguridad.
Sabemos que en una cultura determinada los lazos sociales van marcando pertenencias y diferencias, lo dificultoso es cuando en ese diferente, un sector social, comienza a encontrar sentido a la existencia, de ahí el sentimiento de vacío en lo sujetos discriminadores cuando el otro como distinto desaparece. Entonces si el otro como diferente no está se inventa: “si los judíos no hubiesen existidos, Hitler los hubiera inventado.”
Por que está en juego cierta estructura paranoica del yo, en donde el otro aparece “robándome”, “ atacándome”: “El inmigrante me roba seguridad” o “el discapacitado me roba estética a la empresa”.
Para esa estructura paranoica del yo que pondrá en acción el odio y la discriminación, los otros como víctimas serán inferiores o desprotegidos, de esta forma la grandeza del yo se mantiene intacta.
A los sujetos discriminadores los podemos entender desde un problema psicopatológico individual, comprobándolo en nuestras prácticas clínicas, pero el problema se hace complejo cuando la enfermedad es social, es decir, cuando abarca un amplio sector de la sociedad o cuando desde el poder del Estado se efectúan las atrocidades más aberrantes desarrolladas en la historia de la humanidad.
También sabemos que cuando un pueblo sufre carencias o frustraciones, es base para que aparezcan los culpables de los males y que generalmente no son los verdaderos responsables.
Tenemos un estado que excluye, margina y luego esa masa de desocupados son “culpables” de tal condición por no estar capacitados para el mercado laboral o que decir de ese genocidio silencioso, en los sectores mas empobrecidos, que es la mortalidad infantil. No hablar de esos cambios de valores que nos ha traído la posmodernidad en donde el “ser” pasa por el “tener” y aquel que no tiene belleza o dinero queda afuera de una carrera desleal.
Sin caer en un discurso moralizante, sabemos de la imposibilidad de “hermandad” entre los pueblos o los individuos, por que las diferencias existen y solamente se trata de aceptar al otro diferente tal como es, ni mejor ni peor, pero tal vez recuperando un valor esencial: la solidaridad.
La idea de un mundo globalizado es creado por un imaginario compartido de homogeneización, idea distante de la realidad, pueblos poderosos se imponen sobre los más débiles y dentro de ambas sociedades encontramos miles de excluidos de los beneficios. Rota la solidaridad, los seres forcluidos volverán desde lo real en forma de enfermedades (SIDA), de marginados, de emigraciones, etc. para luego ser discriminados. Circulo que por el momento parece difícil de romper.

Lic. Waldo García

Anuncios
Categorías:Psicología
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: