Inicio > Cine, Literatura, Psicología > Los cien años de Drácula : de la literatura al cine

Los cien años de Drácula : de la literatura al cine

por Lic. Waldo García

En el mes de junio se cumplieron cien años del nacimiento de Drácula, que a pesar de que fue muerto con una estaca en el corazón, siempre retorna con la misma atracción del siglo pasado. las ediciones se siguen reproduciendo, para pasar a ser una obra clásica universal e inmortalizada por el cine.
Debido a que el personaje Drácula ha cobrado vida propia, ha oscurecido la extraordinaria y sólida narrativa desarrollada por Bran Stoker. Tal es el caso de las quince obras más que ha escrito y han pasado al olvido.


Bran Stoker

A pesar de ser creador de una obra universal, es muy poco lo que se sabe de su vida.
Nació en Dublín en 1847 y en 1861 ingresa al Trinity Collage, una de las universidades más prestigiosa de Irlanda, por cuyas aulas pasaron  James Joyce, Oscar Wilde y Samuel Beckett.
Luego de ser presidente de la Sociedad Filosófica de la misma Universidad, trabajó como funcionario público e integró una sociedad secreta denominada The Golden Dawn (El dorado amanecer).
Pero el trabajo que lo marcará en su vida es ser secretario de Sir Henry Irving, quien sería uno de los actores más importantes de la época. Este actor tenía una personalidad dominante y cínica, y por estas características, muchos no dudan en afirmar que fue la fuente de inspiración del personaje Drácula.
Si bien este dato no pudo ser confirmado, lo que si es cierto, es que en los ratos libres de su trabajo con Irving fue escribiendo la novela Drácula, trabajo que le llevó más de cinco años tomando notas.
Sus notas se valían de datos sobre la transmisión oral de mitos y leyendas de vampirismo de los países del este europeo y también de la historia del príncipe rumano Vlad Dracul, que en el siglo XV luchó contra los turcos. El placer de este príncipe, por las muertes sangrientas de sus enemigos, fueron constituyendo historias populares de gran circulación, especialmente en Transilvania durante la edad media.
Es necesario aclarar que Vlad Dracul, nunca fue relacionado con el vampirismo en las leyendas de Rumania; a pesar de que en este país las leyendas de vampirismo forman parte del folklore popular y predominan hasta el presente.
Stoker, tomando estos elementos, termina su novela en 1897, logrando un inmediato éxito, a tal punto que al morir en 1912, llevaba vendido un millón de ejemplares. Su viuda Florence, tuvo que lidiar judicialmente con varios intentos de nuevas versiones y con los intentos de adaptación para el naciente cine.
Ella misma se encargará de editar una novela corta de Stoker,  “El invitado de Drácula”, de la que muchos estudiosos suponen, que es un capítulo descartado de Drácula.
Con la muerte de Florence, el mito volvió de la mano de escritores y cineastas en diferentes versiones y que fueron haciendo olvidar a su creador y a sus otras obras, entre las que se puede citar: La joya de las siete estrellas, El despertar, La guarida del gusano blanco, Sangre en la tumba de la momia, etc.
Con Drácula culmina un género de fundamental importancia en Inglaterra, el Gótico. El género Gótico

El cuento Gótico se inicia al final del siglo XVIII con “El Castillo de Otranto”(1764), de Horace Wapole. Estilo que ha dado interesantes obras como “El Monje” de Mark Lewis, “Frankenstein” de Mary  Shelley. Este género culmina, en Inglaterra, con “El extraño caso del Dr. Jekyll y el Sr Hyde” de Stevenson, “La Isla del Dr. Moreau” de H.G. Wells y “Drácula” de Stoker.
A este estilo se lo entiende como una reacción ante los hechos históricos de su tiempo, lo que implicaba cuestionar todos los postulados del iluminismo. Para oponerse a la predominante racionalidad, surge el elemento irracional en la novela.
La moral, el orden, la justicia y todos los problemas de la sociedad iluminista, quedaban cuestionadas con la irrupción de lo sobre natural en la literatura; poniendo en evidencia la dualidad y fragmentación de esta sociedad. La novela

La novela de Stoker ha tenido varias interpretaciones, pero quizás la más generalizada, es la de tomarla como una representación simbólica de la represión sexual en la Inglaterra Victoriana.
En primer lugar, el Conde Drácula emana temor y fascinación e irrumpe en Inglaterra, entablando una lucha con el hombre para poseer a la mujer (Mina); ella queda en una posición de objeto entrampada entre dos opciones, sin poder elegir; por un lado ser la esclava de Drácula y por otro aceptar las pautas culturales de la sociedad Victoriana. En ambas opciones es un objeto a poseer, pero es Drácula el que viene a poner en evidencia los deseos sexuales reprimidos de la época..
En la novela Mina y Lucy, quedan fascinadas por la seducción de Drácula, a tal punto que Lucy relata de la siguiente manera el encuentro con el conde: “…tuve una vaga sensación de algo largo y oscuro con ojos rojos y de pronto me rodeó algo muy dulce y muy amargo a la vez, entonces me pareció que me hundía en agua verde y profunda, y escuché un zumbido tal como he oído decir que sienten los que se están ahogando y luego todo pareció evaporarse y alejarse de mí, mi alma pareció salir de mi cuerpo y flotar en el aire”, no es difícil asociar  esta descripción lírica con un orgasmo. Ya siendo esclava de Drácula, Lucy, dejará de lado las inhibiciones sexuales para aparecer como deseante. Situación que horrorizaba a los hombres de la época, acostumbrados a la sumisión de la mujer.
Esta novela puede tener muchas lecturas más, como por ejemplo la lucha metafísica entre el bien y el mal. Pero en todas se pone en duda la racionalidad, las pautas culturales y la moral de fines del siglo pasado. Drácula y el cine

También en el cine se hicieron extraordinarias adaptaciones de la novela, como así pésimas versiones que quedarán en el olvido.
Es a través del cine, que Drácula se hace popular, pero, también es a través de este arte que se lo ha reducido a un simple personaje de terror, en donde paulatinamente esa extraordinaria novela gótica va quedando de lado. Con esto quiero decir que hoy son más los que conocen a Drácula por el cine que por la lectura de la novela de Stoker y en el cine no siempre se ha conservado una fiel adaptación de la novela.
La serie de producciones cinematográficas se iniciará en Alemania, de la mano de Murnau y culmina con la excelente versión de Coppola de 1992. En el medio de las producciones de estos dos directores se filmaron infinidades  versiones de Drácula y vampirismo, de las cuales son muy pocas para rescatar y que a continuación me voy a referir. Nosferatu (1922) de Murnau

Este extraordinario realizador alemán adaptó por primera vez la novela de Stoker y para no pagar los derechos de autor la llamará Nosferatu y le cambiará el nombre a todos los personajes; lo que resultó inútil, ya que la viuda de Stoker ganará el pleito judicial iniciado a Murnau. El fallo ordenó la destrucción de todas las copias del film y su negativo, pero gracias a que una copia quedó escondida, hoy podemos disfrutar esta extraordinaria obra de arte.
En esta película, el nombre del conde será Orlok y la posible lectura de la sexualidad victoriana quedará al margen para poner el acento en el mal; es un mal metafísico que solo puede ser vencido por el amor.
Murnau, logró una de las películas que más se acerca a la novela de Stoker, creando una atmósfera onírica y de terror de gran belleza visual. Con esta película muestra que era un maestro del cine mudo alemán Drácula (1931) de Ted Browning

Este director lleva a Drácula por primera vez al cine sonoro en 1931, la realiza para la editora Universal y el papel protagónico estaría a cargo de Bela Lugosi. Es una versión que sufre varias modificaciones con respecto al libro, factor que jugaría en su contra, por la falta de solidez que muestra el film; otro factor que también juega en su contra son los escasos 70 minutos que dura el film, recorte que hace Universal, con fines comerciales para lograr una doble programación en su exhibición.
Ted Browning se destacaba por su buen estilo, pero en esta película el nivel es desparejo, a pesar de todo logra ser uno de los films más taquilleros de ese año.
Como aparecía el cine sonoro y para no perder el público hispano (aún las películas no se subtitulaban), se filma en forma paralela una versión en español dirigida por George Melford, logrando una versión más larga y más sólida, aunque difieren en muchas escenas. Nosferatu, el vampiro (1979) de Herzog

Nace como un homenaje a Murnau, logrando una de las más perfecta asimilación de la estética del cine mudo lograda en una película sonora.
Se destaca la brillante interpretación de Kinski, quien encarna a Drácula con cierta angustia existencial y tristeza, que despierta en el espectador compasión por este ser.
Herzog le da un sentido metafísico, en donde se juega el mal y el bien y la ambigüedad de sus límites; temas que son tomados con el enfrentamiento entre los ritos mitológicos cristianos y paganos.
Muchos críticos consideran a esta película como la mejor realizada sobre Drácula. Drácula (1992) de Coppola

Fue la última aparición de Drácula en el arte cinematográfico. Coppola lleva al cine al Drácula más romántico hasta el momento y toma los aspectos más eróticos de la novela; enfatizando como personaje a  Mina.
Coppola y el guionista Hart comienzan a buscar datos sobre la vida de Vlad el Empalador, y descubren que una de las esposas de Vlad, al ser mal informada sobre la muerte de su marido, se suicida; siendo este el agregado principal al mito de Drácula, para así convertirlo en un drama de amor.
El hecho de ser Mina un personaje central es inédito en todas las versiones anteriores, ya que ocupaba un rol secundario. Mina y Drácula están unidos pasionalmente, Drácula muere en nombre del amor.
Se han filmado infinidades de películas referidas a Drácula, aquí se han mencionados las más fieles a la novela de Stoker y queda demostrado que una obra maestra de la literatura universal solo puede ser llevado al cine por un gran director. De aquí en más solo hay que esperar un nuevo regreso y de no ser así los amantes del cine y la literatura ya estamos agradecidos.

Referencias bibliográficas:
Drácula de Bran Stoker
El Halcón Maltez Nº 1
Revista Quimera Nº 75

About these ads
  1. carolina
    marzo 12, 2008 en 8:47 pm | #1

    esta muy bien todo este escrito!

    La unico que echo de menos..es un resum de la pelicula!

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.453 seguidores

%d personas les gusta esto: