Inicio > Literatura > Homenaje a Julio Cortázar

Homenaje a Julio Cortázar

por Lic. Waldo García

Decir algo nuevo sobre Julio Cortázar resulta casi imposible, debido a que intelectuales de todo el mundo se han encargado de analizar diferentes aspectos de su obra y vida. Por lo tanto simplemente haremos un homenaje a Cortázar por haber escrito uno de los capítulos más importante de la literatura Argentina.
El 26 de Agosto de 1914 nace en Bruselas, Julio Florencio Cortázar, hijo del encargado comercial de la embajada Argentina. A los cuatro años vuelve a la Argentina para radicarse hasta los treinta y siete años, edad en que partirá hacia París, donde vivirá hasta el día de su muerte.
Tuvo la virtud de marcar a varias generaciones de escritores y a muchas más de lectores, que aún siguen siendo atrapados por el placer que generan sus libros. Además mantuvo hasta sus últimos días la convicción  de que los textos deberían ser trascendentes y a la vez producir modificaciones en la vida.
Cortázar escribió poemas, cuentos y novelas, obteniendo en cada género distintos resultados; tal vez es en la poesía  en donde menos se destacó.
Fue un gran precursor en modificar o renovar los procedimientos narrativos, lográndolo especialmente en “Rayuela”. Muchos consideran que Cortázar novelista es producto de una sola novela (Rayuela) y que las demás “Los Premios”, “62 Modelo para armar”, “Libro de Manuel” son ecos de ese gran monumento. Rayuela es, en la literatura Argentina, un texto inagural y único que en su época comienza a ser imitado; en esta novela se mezcla el pensamiento de izquierda, el hedonismo, el surrealismo, lo popular, la cultura selecta, las ambientaciones porteñas y las parisienses, en resumen es una novela cosmopolita y sin fronteras.
Recordemos que en la década del 60 fue un fenómeno sociocultural que influyó en el imaginario social, creando identificaciones en sus lectores. Muchos vivieron sus fantasías tratando de ser “La Maga” o de ser “Oliveiras”; esto generó dudas de si se estaba ante una gran obra o si simplemente era una moda pasajera. Pero Rayuela tiene todo, no queda nada por hacerle, está ahí para ser disfrutada.
Otro aspecto de Cortázar era el del intelectual comprometido, sostenía que el arte y la política podían cambiar la vida, así comienza su militancia, su compromiso, utilizando mucho de su tiempo para asistir a reuniones y congresos de izquierda en Cuba, Nicaragua y en París.
Podemos hablar de Cortázar poeta, de Cortázar comprometido, o del Cortázar de Rayuela, pero hay uno que merece un capítulo aparte y es Cortázar cuentista.
Tuvo la virtud de ser un cuentista excepcional, es uno de esos privilegiados que  pueden decir en pocas páginas lo que a otros le llevarían doscientas. Es en este género en donde va a ser uno de los mejores de nuestra literatura.
Tal vez Rayuela releída hoy siga siendo una obra maestra, pero queda muy identificada a los años 60; por lo contrario aquellos libros de cuentos como Bestiario, Final del juego, Las armas secretas, Octaedro, trascienden de su tiempo y bastarán para que Cortázar siga siempre vivo.
En sus cuentos, tuvo la enorme capacidad de que cualquier cosa de lo cotidiano se transforme en algo fantástico. Conocía cuales eran las armas para llevar al lector desde el desconcierto a la sorpresa, utilizando lo real como extrañeza, en donde el lector se vuelve partícipe descubridor de la otra realidad por él creada.
El humor y la parodia están siempre presente para ser menos angustiantes temas como el doble, la discontinuidad espacio-temporal, lo irracional, la soledad, los desencuentros humanos, lo absurdo de la vida y la incomunicación, entre otros. Estos temas van acompañados por la belleza de su prosa, su gran lucidez y su enorme fantasía, lo que lo convierten en uno de los grandes de la literatura contemporánea
Finalmente en febrero de 1984 muere, pero dos meses antes había pasado por Buenos Aires para despedirse, a pesar de que no tuvo grandes recibimientos, ni ceremonias, hoy muchos lo seguimos recordando por los grandes momentos que aún nos hace pasar.


Su Obra 1938 Presencia. (con el seudónimo de Julio Denis) 1949 Los Reyes (Poemas) 1951 Bestiario. (cuentos) 1956 Final de juego. (cuentos) 1959 Las armas secretas. (cuentos) 1960 Los premios. (Novela) 1962 Historias de cronopios y de famas (relatos) 1963 Rayuela (novela) 1966 Todos los fuegos el fuego. (cuentos) 1967 La vuelta al día en ochenta mundos. (relatos, ensayos y poemas) 1968 62 Modelo para armar. (novela) 1968 Buenos Aires, Buenos Aires. (texto de Cortázar y fotos de Alicia D’Amico) 1969 Ultimo round. (notas y ocurrencias) 1971 Pameos y Meopas. (poesía) 1972 Prosa del observatorio. (poesía en prosa) 1973 Libro de Manuel. (novela) 1973 La casilla de los Morelli. (compilación de Julio Ortega) 1974 Octaedro. (cuentos) 1975 Fantomas contra los Vampiros Multinacionales. (historieta) 1977 Alguien que anda por ahí. (cuentos) 1977 Ceremonias. (cuentos) 1978 Territorios. (cuentos) 1979 Un tal Lucas. (cuento) 1980 Queremos tanto a Glenda. (cuentos) 1982 Deshoras. (cuentos) 1983 Los Autonautas de la Cosmopista. (en colaboración con Carol Dunlop) 1984 Salvo el

About these ads
Categorías:Literatura Etiquetas: ,
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.453 seguidores

%d personas les gusta esto: