Inicio > Arte > Xul Solar: un artista que trascendió su época

Xul Solar: un artista que trascendió su época

Sabemos que el Signo Zodiacal de “Acuario” es el  condensador de la  matriz arquetípica que, dentro de su amplio campo de acción, rige lo siguiente: la libertad, la vanguardia, lo visionario, el futuro, la originalidad, la diferencia, lo inesperado o la innovación, la excentricidad y extravagancia, la locura, la rebeldía, la telepatía, el intelecto, las ideas creativas y los inventos, la velocidad y los cambios, las modificaciones y renovaciones, la amistad, la actividad  grupal   y el sentido de la humanidad,  lo eterno, lo sutil, el cielo (Urano=cielo) y la astrología, la energía, la luz de la electricidad y lo fosforescente, la telepatía. Que “Piscis”, entre muchos más atributos, claro está, es el misticismo, el Amor supremo, el sentimiento de lo Universal y de la Totalidad: de la unión o la raíz única que hay en todo,  la inspiración artística, lo intuitivo, el pensamiento simbólico, la música, la conexión con lo ilimitado, con lo que está fuera de la materia, las entregas del alma y también las ilusiones. Y que “Géminis” gobierna, dentro del enorme mundo de lo mental, principalmente las vinculaciones y la comunicación: los idiomas, la palabra y la escritura; el ingenio, la ocurrencia, la curiosidad, el humor y el juego.

Creemos que esta simple y sintética selección  de dones, capacidades, conceptos, conductas, quehaceres, etc. ya define a  OSCAR ALEJANDRO XUL SOLAR, con lo cual vemos que “Urano, Neptuno y Mercurio”, los planetas regentes de esos signos, fueron las “Divinidades” que más “signaron” su vida, impregnando las “búsquedas”  y la “mirada panorámica de la existencia” propias de su especial conjunción “Sagitariana de  Sol y Luna”.

Como se podrá notar, nuestra idea no es exponer aquí sólo datos cronológicos de la vida de Xul o un estudio de sus obras desde el punto de vista pictórico, de su estilo o sus etapas, etc., pues eso está al alcance de todos en numerosas y prestigiosas publicaciones donde hay mucho dicho sobre él. Y más especialmente en su propio museo: la FUNDACIÓN PAN KLUB – MUSEO XUL SOLAR, construido en lo que fue “su propiedad” en la calle Laprida 1212 de esta ciudad de Buenos Aires, donde todo el legado de Xul Solar es conservado con admirable dedicación y exhibido con prolija funcionalidad, mientras fomentan el conocimiento de toda su obra con bibliografía, videos y una obra de teatro (1).  (También se realizará, en el próximo mes de Septiembre, una exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes).

Lo que sí pretendemos (en esta primera entrega) es observar en el derrotero de su vida, qué “energías arquetípicas” -como ya expusimos- lo iluminaron y condujeron genérica pero fuertemente, a utilizar lo “simbólico” de un modo diferente a lo imperante en su época, empleando temas esotéricos que comenzaron a tener auge cuando su vida ya se apagaba y a realizar las peculiaridades que lo convirtieron en un “adelantado” -más allá de todo lo que puntualmente pueda decir  su carta natal que no es nuestra intención ver en detalle-; y estudiar brevemente (en la próxima publicación o II Parte) el contenido de su simbología analizando sus muy poco conocidos: “Signos Zodiacales”.
Y por sobre todo hacemos ésto con la esperanza de introducir a todos aquellos que todavía no tuvieron el placer de descubrirlo, en su maravilloso mundo, encendiéndoles  el asombro e interés. Contribuir a su difusión -que en este último tiempo, “significativamen te”, comienza a ser muy notoria- es muestra humilde forma de generar la valorización y el reconocimiento que se merece.
La vanguardia fue lo que esencialmente movilizó la vida de este artista argentino que por ende, fue un ser extraño, sólo comprendido por una élite, que obviamente se hallaba en  la misma frecuencia más intensa de los patrones de Acuario y Piscis, y así captó la originalidad y profundidad que contenía su creatividad amén de lo estético.
Xul Solar, nacido a fines del siglo XIX (1887-1963) fue un alma y una mente perteneciente a estos albores del siglo XXI  (y justamente de la Era de Acuario), donde ya la gran mayoría de la humanidad se encuentra más sintonizada con la revalorización espiritual, la amplificación de la consciencia y  una forma nueva (muy incipiente aún) de encarar la vida, con lo que  consecuentemente, comienza a entenderlo y apreciarlo más. Como le pasa a todos los genios, por ir adelante, pareció vivir a destiempo. Perteneció a esa clase elegida de seres exclusivos que se conectan con el devenir. Observando a los Fauves y los Cubistas, Xul había apuntado entre sus notas: … “ veo como yo sólo, sin ninguna inspiración de afuera, he trabajado en la tendencia que será la dominante del arte más elevado del porvenir”… , y Mario H. Gradowczyk en su libro comenta: …“Xul expresaba a sus interlocutores, con esa mezcla de dadaísta y místico oriental que lo caracterizaba, que su arte sería comprendido en el año 2000”… .
Desde joven, los rumbos de su  vida son  viajes, cambios y metas inesperadas. Se embarca hacia el “Lejano Oriente” impulsado por “ideales” y “búsquedas místicas”, que luego volcaría en sus obras. Pero se queda en Europa pasando por Francia, Inglaterra, Alemania e Italia donde su destino artístico comienza a tomar forma y conectándose con toda clase de vanguardias filosóficas y donde además,  lo sorprende la guerra que le marcaría como con fuego su ideal de fraternidad. Como vimos, Sagitario, Acuario y Piscis marcaron el sendero que siguieron sus pasos.
También su rostro, anguloso y de rasgos finos, de alta frente con ceño marcado y ojos grandes con mirada profunda pero clara, más su cuerpo alto y delgado, era  mayormente del tipo Acuariano.
Había captado las connotaciones Jupiterianas que su nombre traía, ya que ambos apellidos -paterno y  materno aludían a la luz: Schulz y Solari respectivamente- y derivándolo, lo “cambió”.  De  Schulz saldría Xul que en Latín y al revés es “Luz” (luz=lux=Xul), y Solari sería “Solar”. Estaba en él el mensaje de la “luz inspiradora”.
Fue siempre un “autodidacta”  de “capacidad  polifacética”. Fue un ocurrente, un “inventor” (la función de Acuario es lanzar ideas nuevas -que luego Aries pone en marcha-  y por eso es el “futuro”). Diseñó desde títeres hasta edificios. Desde muebles y objetos domésticos a instrumentos musicales y juegos. Incursionó en temas sobre la “anatomía ideal o futura del hombre”, sobre sociología, sobre el trazado de las ciudades, ideó sistemas de escrituras (por lo menos seis) pictóricas mediante grafismos e ideogramas. Y fue un artista que podía “crear” tanto en la música, la escritura, la poesía y el teatro como en la pintura que fue lo máximo en su quehacer. Parecía poder abarcar todos los campos de acción, casi como uno de los magnos exponentes de los principios de Acuario: Leonardo Da Vinci.

Pero su potencial Acuariano se equilibraba perfectamente con el opuesto-complementario Leo, puesto que en sus famosas “autodefiniciones”, enumeraba en larga serie todo lo que “era” siendo el “único”, por ej.: “soy campeón en un juego que nadie juega” o “director de un teatro que nadie ve” o “creador de un idioma que nadie habla”, etc.
Apunta Aldo Pellegrini  que …“esta convicción de que su obra estaba hecha para nadie, reveló en qué medida Xul operaba fuera de los esquemas convencionales”… . Xul soñaba despierto, parecía no pertenecer a esta orbe o estar ajeno a la realidad. Era consciente que no lo comprendían (salvo el grupo de los grandes que lo rodeaban y que aunque de otras formas, ya vibraban como él) pero no le importaba, claro está, sabía que llegaría un tiempo donde todos sabríamos leer su misiva de amor por una humanidad unida.

Como buen Sagitariano inquirió todas las religiones convirtiéndose en un estudioso del tema hasta arribar a la filosofía ocultista, la alquimia, la cábala, el tarot  y especialmente la astrología que practicó intensamente y en que basó gran parte de sus creaciones. Todo lo que escudriñaba lo llevaba a la “síntesis”. Todo le sirvió como revelación de la armonía universal, como explicación de la vida. Aquí la fuerza Neptuniana, lo conectó con la comprensión de la “Unidad” del cosmos y la vida humana, siendo esta revelación el motivo de su vida y el principal mensaje de sus obras. La búsqueda de la Unión con la Totalidad –de la que recién ahora masivamente comenzamos a hablar- fue lo que él expresó en su tiempo mezclando y aunando todos los “símbolos” de todas las civilizaciones o culturas ancestrales, religiones y metafísicas herméticas que investigó (2). Su deseo de unificar el mundo se ve en las pinturas donde todos esos diferentes símbolos conviven expresando que en realidad hablan  de lo mismo, que apuntan al mismo origen, el que llamamos Dios (3).
Tal vez por esto mismo a muchísimas de sus creaciones las titulaba con la palabra “PAN” (del Griego: TODO, UNIVERSAL) (4)  por ej. el “Panjedrez” o “Pangogo”: el especialísimo juego que inventó;  sus “PanTree”: los Árboles Cabalísticos; el “Panklub”: el club universal que deseaba crear para reunión de artistas, entre otras muchas actividades y que hoy es el nombre de su museo y la “Panlengua” de la que ya hablaremos.
No pudo ser otra forma más que el “Símbolo” el lenguaje de Xul, el único medio válido para transmitir sus pensamientos y sentimientos. Esto demuestra el alto nivel mental y espiritual que tenía. A su vez, al utilizarlo, con esa idea unificadora, se convirtió en un verdadero mago de los símbolos y el hacedor de una nueva o personal religión, filosofía y metafísica.
También mostró su indagación de Dios en los paisajes, países o mundos que imaginó y plasmó con “altas montañas y escaleras” por las cuales se desplazan seres espirituales de luminosas auras, “ascendiendo” solitarias hacia lo excelso, como  personajes salidos del Arcano IX del Tarot: el Ermitaño. Estas obras emanan el silencio propio de los caminos internos del alma y una atmósfera estática parecida a las creadas en el surrealismo de Batlle Planas, De Chirico, Ernst, Tanguy y hasta algo de Dalí (como también en la serie de “Las cárceles” del italiano Juan B. Piranesi (1720-1778),  otro adelantado), donde lo místico por un lado y  la angustia existencial y la apertura a los misterios del inconsciente por el otro, son el punto de partida.  Basta leer, incluso, los títulos de las  obras para entender su postura espiritual. Deben haber sido los paisajes que Xul “imaginó” en su “ilusionado” viaje a Oriente en busca quizá, hasta de un encuentro con el mundo Tibetano, pues hay mucho en ellos de las montañas, desiertos y lamaserios del Tibet (tal vez habría tenido también, como parece ser el caso de Batlle Planas, algún contacto con la doctrina de Gurdjieff, que se extendía novedosa en aquellos años).
Todo lo que él hacía apuntaba a querer unir este mundo desintegrado, fue un idealista que quería ver un mundo perfecto, el mundo perdido y anhelado, imaginado siempre como el futuro, un mundo donde el hombre se hermanara, donde no se encontrara separado hasta por los idiomas.  Así interesándose enormemente por la lingüística (hablaba más de ocho idiomas) se convirtió en un filólogo y llegó a crear idiomas como el “Neocriollo” para América Latina o la “Panlengua” para todo el mundo.

Es propio de Acuario todo aquello que plantea cuestiones que la cultura no acepta, que rechaza la estructura de la sociedad y que se preocupa enormemente por el bienestar humano pero desde los ángulos no convencionales.  Xul ya buscaba el mayor humanitarismo que recién la Era de Acuario, avanzada, traerá.
Lo mismo pasaba cuando “jugaba a los inventos”, pues éstos eran como premoniciones de los que ya trae y traerá aún más el nuevo siglo; por ej., Xul imaginaba ciudades futuras en espacios irreales, con complejas y locas maquinarias sobrevolándolas. Expresa el ya citado Aldo Pellegrini, …“Xul desafiaba permanentemente la realidad cotidiana y el mundo de lo limitado oponiéndole el mundo de lo desconocido y de lo ilimitado…”. Y refiriéndose justamente a la nueva Era de Acuario, Hein Steehouwer, analista de la simbología de varios pintores, dice algo que parece haber sido escrito pensando en las concepciones que  hacía  Xul Solar y a la utilización de su lenguaje simbólico: …“cambiará la visión del ser humano, incluso su modelo de pensamiento. Su consciencia se dirigirá cada vez más por procesos inmateriales y el lenguaje de estos procesos será el simbolismo, matemático y también los antiguos símbolos religiosos, cuya simultaneidad en Astrología es ya un hecho desde hace algunos milenios”… .
Xul Solar cultivó valiosas y fuertes “amistades” con seres también “especiales” como Emilio Petorutti y Jorge Luis Borges. Y formó parte de “élite de intelectuales vanguardistas” (lo que demuestra una vez más,  las facetas de Acuario, las relaciones del hombre fuera de los núcleos familiares y la actividad en grupo, por lo general exclusivos) del arte en la Argentina, como Leopoldo Marechal, Olivero Girondo, Ricardo Güiraldes, entre muchos otros (Grupo de la famosa revista Martín Fierro). A pesar de ser distinto nunca se aisló, tuvo una entrega total con aquellos a los que amó y fue sumamente interesante y afable para con el resto. Citando una vez más a Aldo Pellegrini, éste dice al respecto: …“Xul no se apartó de sus semejantes: un profundo amor por el hombre lo unió a los demás y lo dotó de una inagotable capacidad de convivencia. Esa relación con los demás estuvo siempre revestida de un carácter angélico: su bondad, su inquebrantable afectuosidad, su modestia increíble, explican porque para todos aquéllos que lo conocieron resultó inevitablemente un amigo querido”… . Pellegrini lo llama muy acertadamente “angélico”, sin duda que lo fue: un arquetipo de Acuario, tal vez el más elocuente, es justo el ángel. Y Osvaldo Svanascini también comenta, con idéntica certeza: … “Quizá todos presintieron en el alquimista dulce y sencillo un arquetipo de independencia, de esos que todavía no han perdido la familiaridad con Dios”… .
Es importante mencionar que Micaela Cadenas, fue una mujer de vital importancia en la vida de Xul.  Casado con ella desde 1946, lo acompaño, ayudó y complementó en todo. Lo amó enormemente, entendió tanto su alma especial y sus diferencias que hasta participó de ellas. Fue un pilar para él.

Por último, restaría comentar en cuanto a su pintura que el “expresionismo simbólico” de Xul se manifestó en obras de pequeño tamaño, como una comunicación “intimista”, le gustaba que el espectador se acercara a las obras, modalidad que también no era lo más frecuente en los artistas de la época. En realidad no hay escuela o estilo puro donde poder ubicarlo. Se pueden ver en él  influencias de numerosos movimientos Europeos y también un tinte Oriental bastante pronunciado, como asimismo del arte Primitivo (en sus formas antropomórficas) (5) y del arte Egipcio y Azteca, todo lo cual lo hace sumamente personal. En su paleta predominó el vivo colorido del arco iris, sus fantasías son cálidas salvo en las pinturas donde parece descender a las profundidades del inconsciente manejando el blanco, el negro y sus gamas de grises.
Entre otros, mayormente se lo relaciona con Paul Klee (y justamente se está programando una exposición conjunta para el ’99 en el Museo Nacional de Bellas Artes) de estas dos mentes relevantes del arte, por su semejanza en el uso de lo abstracto, geométrico y rítmico, pero que en realidad distan en lo que comunican. Klee es un creador en cuanto a una nueva forma de plasmar las imágenes acordes a la postura moderna del hombre del siglo XX, que comenzó a ver el mundo con otros ojos, y fue también un poeta de la forma, el color y el símbolo. Obviamente Xul profesó una gran admiración por Klee como  también por Kandinsky y su revalorización de la “espiritualidad en el arte”. Pero Xul, en cambio tenía una fuerte carga “mística”, como ya fue señalado y por ello otro “sentido de lo simbólico”  y siendo “otros”  los  símbolos que él  necesitó.
Lo lógico es vincularlo más, como lo hizo la sagaz inteligencia de Borges con William Blake. Este fue otro genio especial que también actuó fuera del tiempo que le tocó vivir y cuya expresión simbólica sobresaliente caló hondo en  Xul, que había leído sus textos ocultistas (6). Borges dijo que si bien sus pinturas no se pueden comparar por la gran distancia de estilos (Blake fue un pintor y escritor inglés del siglo XVIII: 1757-1829), si se lo puede hacer en el sentido en que ambos expresan “experiencias internas o íntimas”, los dos son intensamente místicos. Con Klee hay parecido de forma pero con Blake de “contenido simbólico”.
Xul se definía como un pintor “realista”, porque decía plasmar lo que “veía” en sus visiones. Claro está que él pintaba su conexión con una realidad que los “comunes” no vemos. Hacía visible lo invisible. Mario H. Gradowczyk comenta con referencia a ésto: …“las realistas visiones pintadas por Xul, son en el fondo una Simbología de Arquetipos”… , …“El observador no se encuentra frente a una ilustración alegórica de la visión, sino que a través de la imagen que Xul propone,  forma contacto directo con el inconsciente colectivo”… . Y también resulta lógico compararlo como lo hace Gradowczyk con el Uruguayo Torre García (1874-1949), otro pintor simbólico, que remontó las mitologías convirtiéndolas en parte de su lenguaje. Ambos captaron el verdadero sentido de lo mitológico, ambos develaron en su arte el “destino humano”.
Con formas abstralizadas de honda espiritualidad, impregnadas de esoterismo, poesía y humor, Xul sacó de su corazón Sagitariano la flecha fueguina del ideal con una visión de amplios alcances y apuntó al “centro Divino” con optimismo, sabiduría y humildad. Xul nos dejó una herencia inmensamente rica que hoy ya podemos, además de gozar, meditar y comprender.

La comunicación entre los seres fue fundamental para Xul, le habló siempre al “mundo entero”. Se “anticipó” en el tiempo con la esperanza de una espiritualidad Universal que hermanara al mundo y clamó mediante sus obras, esa Unificación. Se conectó con las doctrinas herméticas de la Tradición Universal o Primordial y como espíritu especial que era, las valoró y quiso, a su manera y mediante su arte, contactarnos con ellas.  XUL SOLAR  no tuvo seguidores entonces, pero en este fin de siglo  y en el próximo, seguro los tendrá.-

En nuestras siguientes entregas nos abocaremos específicamente a los temas esotéricos o herméticos de la pintura de Xul Solar: sus Signos Zodiacales


Notas:
(1) El Museo está excelentemente atendido por su Directora la Sra. Elena M. L. de Povarché y el personal que la acompaña (funciona de Lunes a Viernes de 14 a 20 hs. – T. E: 824-3302). La arquitectura de éste  posee la  “singularidad”  propia de XUL, como si hubiera sido diseñada por él mismo, puesto que es un loft con varios desniveles muy atrayente-, y da a conocer además de sus creaciones, la gran personalidad de Xul con otra “novedad”: contando partes de su vida, sus ideas y sus relaciones a través de una breve pero concentrada y  muy bien realizada “Obra Teatral” (que se brinda todos los viernes a las 21 hs. con entrada libre y gratuita). Ésta también parece realizada por Xul, dada su originalidad: sólo cuatro actores se movilizan plásticamente “alrededor del público” que asombrado permanece de pie por el museo. Es el espectador el que está en el “centro”, mientras es sorprendido por los personajes que aparecen y desaparecen narrando los misterios de Xul en ricos diálogos. Uno de los actores encarna a Xul y por ello, como “excéntrico” (fuera del centro) que él era, aparece deambulando “alrededor de la sociedad” (espectadores) con su visión distinta de la vida. Una demostración  clarísima de la energía Acuarina  que direccionó la vida “futurista” de Xul.
(2) Se pueden observar en sus pinturas símbolos de la religión Judía, Católica, de la Tradición Hermética:  la Alquimia, el Tarot y la Cábala, la Astrología, del pensamiento Chino, del Hindú y la civilización Azteca, etc., y obviamente de invención propia.
(3) El sentimiento religioso o incansable búsqueda de Dios que Xul profesó –típica de su Sol Sagitariano  y exaltada por su gran carga Neptuniana-  están marcadas en  su vida que hasta último momento se hizo evidente: murió teniendo entre sus manos, un rosario que él mismo había realizado en madera pintada, que se exhibe en el Museo.
(4) Pan era un dios griego hijo de Hermes o Mercurio: “arquetipo de la mente o lo mental”. Por lo cual Pan está relacionado con un aspecto de la mente. Pan era una bestia mitad hombre y mitad macho cabrío ligado a los placeres y desenfrenos. Sus dominios estaban en la “Tierra”. Era considerado como la “encarnación” del Universo, del Todo; por lo que es el pensamiento abarcador como en un estado brutal o lo mental en estado activo, masculino, “creador”. Es también la actitud mental rápida, la astucia y el poder con amplitud de recursos. Tal vez Xul Solar sentía tan fuerte en él estos dones sumados a su visión totalizadora  que  necesitó denominar con este símbolo sus ocurrencias.
(5) Al igual que P. Picasso, que en cierto momento había basado su inspiración en el arte Primitivo Africano.
(6) Así como también lo deben haber impactado las obras de Hyeronimus Bosch, El Bosco (1450-1516).
 

Agradecemos muchísimo toda la atención y los aportes brindados por la Fundación Pan Klub – Museo Xul Solar para la realización de este trabajo.

    ELSA ROLLA: Egresada del Profesorado Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Investigadora en Simbología. Publicaciones en Medium Coelli (Revista de Astrología: temas de Simbología y Astrología) y en Uno Mismo (temas de Simbología).

About these ads
Categorías:Arte Etiquetas: , , ,
  1. abril 12, 2008 en 8:19 pm

    me gusta mucho la musica que ponen es muy hermosa

  2. abril 12, 2008 en 8:19 pm

    que linda es la cancion que ponen

  3. caroooolina
    mayo 9, 2010 en 12:28 am

    esta pagina es un asco putooooooooooooos

  4. agustina
    agosto 12, 2010 en 7:40 pm

    capo

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.457 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: