Inicio > Psicología > El amor y la pareja: La relación

El amor y la pareja: La relación

Es concretamente el amor lo que constituye, lo que hace una relación de pareja. Entendiendo esto prototípicamente, sin exclusión pues, de otras motivaciones. Conviene entonces preguntarse: ¿qué es una pareja? Personalmente la defino como el vínculo afectivo-corporal que se configura entre dos personas, hombre y mujer, como una relación dialéctica de: dependencia-independencia-interdependencia mutua, y cuyo desarrollo tiende a mantenerse en un progresivo equilibrio inestable de ambos polos relacionales.
Esta relación singular no es un hecho consumado y cerrado en el tiempo. Se trata de un proceso en el cual ambos polos, como está dicho, se mueven a través de un continuo relacional constantemente atravesado por las variables que cada uno aporta. El hombre y la mujer en cuestión están transidos por densas historias personales, condicionamientos biológicos y psicológicos, por la compleja trama, en fin, que los ha constituido como personas. Ese movimiento mutuo, afín al impulso que tiende a “emparejarlos”, está caracterizado por un constante juego en el cual cada uno hará depender al otro; este buscará, por contraposición, su independencia y ambosarribarán , a una mutua interdependencia que asegura la estructura básica de la relación. Esta interdependencia la entiendo como una situación en el cual cada uno se afirma como persona autónoma, pero teniendo en cuenta su relación vincular con el otro. Pero esta situación no puede quedar fijada, una pareja es un ser vivo que, en cuanto tal, tiende espontáneamente al desarrollo. Este desarrollo, para que sea tal, deberá permanecer en un sutil y sensible equilibrio no homeostático, por lo tanto inestable.
Es esto lo que permite eludir la entropía del fenómeno viviente y la aparición renovada de lo nuevo y de lo imprevisible. Esta información constante, verdadero feed-back, alimenta lo que puede denominarse el “sistema-pareja”, constituido entre ambos polos relacionales
Los hechos, ordinarios o no, de una vida de pareja: los sentimientos, las emociones, la sexualidad, la influencia del mundo entorno, los hijos, los roles, entre otros muchos elementos, producirán variables de mutuo ajuste y hasta crisis dolorosas que deberán ser asimiladas en el sistema relacional. Es a través de estas realidades cotidianas como crecerá y será fecundo el propósito común que unió a un hombre y una mujer determinados. Nada más alejado de lo estático que esta unión. De aquí que la relación implique necesariamente la crisis, es decir, el conflicto.
He hablado en mi definición de un “progresivo equilibrio inestable”. Ciertamente, si el curso de la pareja se prolonga en el tiempo, el “equilibrio inestable” será cada vez más el equilibrio y menos lo inestable, en realidad esto significa que tenderá menos al simple desiquilibrio. La equilibrada inestabilidad deberá, cualquiera sea su forma, permanecer hasta el fin. De lo contrario, la relación se estratifica, se inmoviliza y por lo tanto muere. Un ser vivo que cesa en su trabajo de autoinformación y de intercambio con el medio, se fagocita irremisiblemente a sí mismo. La entropía triunfa. El sistema agota su energía. El tanque de agua abierto que no renueva su contenido, termina por perderlo en una simple y lenta evaporación. Además la calidad del contenido sufre la inevitable corrupción por contaminación biológica. Es el fin.
El psicoanlista francés Daniel Lagache, quien fue eminente profesor en la Sorbonne (París), ha hecho una fecunda aproximación al concepto de pareja. Puede resultar útil traerla aquí. En su concepción, una pareja es “la muerte de narcisismos en función de la mutua oblatividad”. Trataré de explicitar esta rica formulación psicológica desde mi propia perspectiva.
La “oblatividad” a la cual se refiere Lagache es sinónimo de alteridad, de donación y apertura de sí mismo al otro. Su contrario es el narcisismo. Se puede caracterizar a éste como la vuelta egocéntrica sobre sí mismo. El sujeto se hace objeto de su complacencia. Vive para sí ignorando al otro. Mas aún usándolo como objeto de sus deseos y necesidades. El término Narcisismo fue introducido por Freud al referirse a una etapa de la evolución del niño (narcisismo primaio) y a una perseverancia del mismo en la adultez que puede arribar a una auténtica patología (narcisismo secundario)
…………………………………………………………………………………………………………………………………
En la pareja el narcisismo es también un intento fatal. Si uno o los dos viven una relación especular, el intento será siempre hacer al otro/otra “a su imagen y semejanza”. En el intento se tratará de ejercer un dominio posesivo o destructivo, sobre todo si el otro se resiste, al modo de un dios maligno, soberbio en su omnipotencia y egocentrismo. Se busca así cosificar al otro, ignorándolo como persona al hacerlo objeto de posesión. Se tratará tambien de fagocitarlo posesivamente por medio de la fusión. Nota típica del amor-pasión simbiótico, ta bien caracterizado por ciertos personajes literarios propios del Romanticismo.
El narcisismo de pareja y en pareja ciertamente es frecuente; distinto son los tintes dramáticos que en cada situación se manifiestan. Pero el resultado es el mismo siempre: la destrucción del vínculo o una inaceptable guerra de guerrillas. Tal vez el notable film “La guerra de los Roses” sirva para ilustrar esa realidad.
En el citado enunciado de Lagache la oblatividad en la pareja es claramentela superación de ese narcisismo. La oblatividad será la conciencia del otro/otra como ser inalienable, persona en fin. Ese respeto por la alteridad vehiculiza el reconocimiento de la distancia insalvable y la separación, a través de la cual, los amantes se unen como auténticas individualidades personales. Una mutua, correspondida comprehensión empática, es decir, un saber sentir, percibir, vibrar lo mas exactamente posible con el mundo vivencial del compañero, asegurará los imprescindibles canales comunicación y abnegación recíproca. El esfuerzo constante será entonces el ponerse oportuna y cálidamente en el lugar del otro. Solo desde esa posición es posible alimentar afinidades, superar dificultades, aceptar diferencias. La mutua comprehensión empática es, según mi perspectiva, eje esencial del encuentro. Será ciertamente la sana abnegación de ambos, lo que conducirá a la muerte del narcisismo como condición de una auténtica vida de pareja.
…………………………………………………………………………………………………………………………………
Considero valioso traer aquí el aporte de un importante psicoterapeuta y educador norteamericano como el Dr. Carl Rogers (+1987), creador del renovador, terapéutico y educacional, “Enfoque centrado en la persona” de orientación Humanista en Psicología. Hace unos años publicó una obra que tituló: “Haciéndose pareja – El matrimonio y sus alternativas”. La misma plantea audaces puntos de vista sobre nuestro tema. Su eje está dado por la convicción personal de que la institución matrimonial, en nuestra civilización, debe ser replanteada e incluso cambiar hacia nuevas formas socialmente aceptables. Las actuales las considera, llanamente fracasadas.
…………………………………………………………………………………………………………………………………
Volviendo a una posible noción de pareja afirma que hay un presupuesto en la constitución de la misma. Lo enuncia así: “Nos comprometemos, cada uno de nosotros, a trabajar juntos en el proceso cambiante de nuestra relación presente, porque esta relación está enriqueciendo, en general, nuestro amor y nuestra vida y deseamos que ésta crezca ¿Quéimplica esta formulación? Ante todo, se trata de un compromiso. Un compromiso, en nuestro caso, es una promesa común a ambos miembros. Promesa lúcida, consciente, voluntaria y sobre todo libre, de realizar un verdadero trabajo de encuentro humano, fecundo en todos los sentidos, orientado a la plenitud y alegría de compartir, deliberadamente, la existencia. No es mero “contrato” de partes ni forzada “obligación”. Su meta es el gozo de hacerse juntos física y espiritualmente, multiplicando ese gozo en los hijos.
La relación es vista como una corriente fluida, un proceso, y no una estructura estática que puede darse por supuesta.
…………………………………………………………………………………………………………………………………
Constituye una ligazón verdadera desde la cual la relación debe crecer paulatinamente. Diríamos que la pareja “se va casando” a través del tiempo y las vicisitudes que ambos comparten.
Implica la trascendencia del Yo-Tú en un nosotros, que nada tiene que ver con la confusión de identidades ni la fusión de personas. Es la afirmación de una comunidad de vida para hacer que ésta crezca, se desarrolle y culmine en el sentimiento existencial, no meramente psicológico, del “Nosotros dos”.
Cuando se hace evidente la imposibilidad de lograr ese horizonte común se hará posible la separación, siempre desgarradora, pero preferible (atendidas las circunstancias concretas) a la ficción de una unión.
Rogers estima que existen ciertos elementos positivos que son esenciales en la comunicación hombre-mujer. Habla así de una necesaria y leal comunicación de los sentimientos negativos que son fuente de equívocos, mensajes dobles o paralelos. Ciertamente implica esto el riesgo de esa auténtica y prudente comunicación poniendo a prueba la honestidad y solidez de la misma.
Un punto clave es la disolución de los roles estereotipados.

Dr Manuel F. Artíles

About these ads
Categorías:Psicología
  1. Silvina carmona
    marzo 2, 2008 en 7:22 pm | #1

    es de mi interes recibir esta pagina y/u revista en mi correo electronico. deseo saber si es gratuita o solo entrando en la web la encuentro.
    desde aqui, muchas gracias.

    argentina, santa fe.

  2. marzo 2, 2008 en 11:09 pm | #2

    Hola Silvina, gracias por escribir.
    La revista es gratuita aunque solo la estamos distribuyendo, por ahora, en Capital federal.
    También te comento que si te suscribis al foro, que verás en la página principal, la podrás recibir en tu correo. No dudes en consultarnos lo que necesites.

  3. diciembre 2, 2009 en 12:54 pm | #3

    Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…
    Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
    Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
    Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
    Hoy puede ser ciencia ficción…tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar…hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
    Carlos González
    P.D Mi blog es: http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar en mi blog

  4. edgar
    marzo 25, 2012 en 10:05 pm | #4

    qué bueno…me interesa una pedagogia de libertad y de construcción de relaciones sanas en orden a construir cuerpo individual y cuerpo social.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.453 seguidores

%d personas les gusta esto: